El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo estar dispuesto a acatar lo ordenado por la Comisión de Quejas del INE, para que los llamados “Servidores de la Nación” eviten hacer proselitismo en su favor.

“Está bien, sin problema. Todo lo que pidan (...) Si es eso lo que pide el instituto, desde luego que sí”, indicó en Palacio Nacional el primer mandatario, quien no obstante consideró que los “Servidores de la Nación” no promueven su imagen.

“Siempre se piensa que somos iguales; cree el león que todos son de su condición. Estos Servidores de la Nación no tienen que ver con Morena ni con ningún partido. Además, el que haga proselitismo por un partido no sólo pierde el trabajo, sino debe ser sancionado, porque ya también es delito grave el fraude electoral, ya no se puede hacer labor desde el gobierno en favor de ningún partido, de ningún candidato”, sostuvo.

Cuestionado acerca de que algunos líderes de la Iglesia evangélica fueron contratados en la Secretaría del Bienestar para la distribución de la Cartilla moral, López Obrador advirtió que “mientras no hagan una función que tenga que ver con lo religioso, no tiene por qué afectar el Estado laico.

“Se puede trabajar en el gobierno teniendo o no religión, o siendo de cualquier religión, católico o evangélico de cualquier denominación o librepensador o agnóstico o ateo. Éste es un gobierno plural, siempre y cuando —lo mismo que en el caso de los partidos— no se utilice el cargo, los recursos, para hacer labor religiosa. Eso no se puede”, expresó.

Respecto de si participará en el proceso interno de Morena para elegir a su dirigente nacional, el mandatario mexicano aseveró que posiblemente enviará “una carta cuando sea el Congreso (de ese partido) para expresar mi punto de vista, mis sentimientos y desear que le vaya muy bien a Morena, tratar algunos asuntos que desde luego tienen que ver con mantener principios e ideales, no buscar el poder por el poder, no abandonar al pueblo de México y la lucha”.