Senadores aseguraron que ni el procesamiento legal en contra del candidato perredista Gregorio Sánchez ni las declaraciones del gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, detendrán el procesamiento de la reforma política.

En entrevista, los presidentes de las comisiones de la Reforma del Estado en el Senado, Graco Ramírez (PRD), y de Estudios Legislativos, Alejandro Zapata (PAN), destacaron que el análisis que actualmente realizan sobre la reforma política no prevé tiempos fatales, por lo que una vez que se tenga un dictamen –tentativamente en agosto- será presentado a la Junta de Coordinación Política del Senado para que ahí se determine si se convoca a un periodo extraordinario de sesiones o bien se espera hasta el inicio, en septiembre, del periodo ordinario de sesiones.

Graco Ramírez dijo que la postura de Enrique Peña Nieto, quien se manifestó por la exclusión de la reforma política de figuras como la reelección de legisladores, referéndum y ratificación de gabinete por el Congreso, hablan de ignorancia y de una visión feudal acerca del país .

Sin embargo, dijo, la reforma política es un imperativo, una exigencia de la sociedad que va más allá de los vulgares intereses de ambición política de querer ver que lo único que resuelve los problemas del país es la llegada del señor Peña Nieto o del PRI mismo .

En tanto, los líderes partidarios César Nava (PAN); Beatriz Paredes (PRI); Jesús Ortega (PRD); Jorge Emilio González (PVEM); Alberto Anaya (PT); Luis Walton (Convergencia), y de Nueva Alianza, Jorge Kahwagi, revisan con senadores las medidas para democratizar la vida interna de los partidos, sobre todo en la elección de candidatos a elección popular.

El senador Zapata informó que los temas de consenso siguen siendo la reconducción presupuestal, la iniciativa preferente del Presidente ante el Congreso, así como la iniciativa popular, el referéndum, y el mecanismo de sustitución del Presidente de la República en caso de ausencia absoluta.

Añadió en que el PAN no acepta aún la ratificación del gabinete presidencial por parte del Senado, mientras que el PRI rechaza las candidaturas independientes y aún no tiene consensos sobre la reelección de legisladores.

Una vez que tengamos los consensos y que lo podamos emitir en un documento, que sea proyecto de dictamen, pasárselo a la Junta de Coordinación para que se determine si es (su aprobación) en un periodo extraordinario o en el ordinario , delineó Zapata.

Los senadores Graco Ramírez (PRD) y Fernando Castro (PRI) expresaron que la reforma política no será de maquillaje, sino que buscará una integralidad para modernizar el régimen político del país.

Junto con Zapata coincidieron en que el tema del candidato Gregorio Sánchez no será impedimento para continuar el análisis de esta reforma.

jmonroy@eleconomista.com.mx