La operación política de los dirigentes de Morena en la Cámara de Diputados para construir los consensos necesarios para aprobar el presupuesto para 2020 fue nula, afirmó el secretario de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, Armando Tejeda Cid.

En entrevista el integrante de la fracción legislativa del PAN dijo que no hubo conversación con ninguna bancada de oposición y menos con algún grupo de la sociedad civil interesada en conocer cómo se estaba llevando acabo la definición del paquete económico.

Expuso que incluso ya entrada la noche del jueves pasado, cuando se instaló la legislatura en una sede alterna, en el poniente de la capital del país, el presidente de la comisión de Desarrollo y Conservación Rural, Agricultura y Autosuficiencia Alimentaria de la Cámara de Diputados, el morenista Eraclio Rodríguez Gómez estaba sorprendido por lo que le estaban quitando al campo, unos 20,000 millones de pesos.

“No se negoció. Este es un presupuesto faraónico, de un solo hombre (el presidente Andrés Manuel López Obrador) que quiere, a través de la oposición, hacer lo que el dice”.

Indicó que al no haber diálogo, hubo muchos sectores inconformes que percibieron desde antes de que se aprobara, la madrugada del viernes pasado, que no era un presupuesto justo.

“Estamos muy preocupados porque en el tema de seguridad es una vergüenza lo que vienen anunciar con bombo y platillo que es la Guardia Nacional y los 1,000 del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), que es extra, cuando en el presupuesto se aprobó una ampliación al programa Sembrando Vida de 3,300 millones de pesos de lo que inicialmente se había propuesto y con lo cual pasó de 25,000 millones de pesos a 28,000 millones para 2020, cuando en 2019 tuvo alrededor de 15,000 millones de pesos”.

Dijo que los diputados de Morena y sus aliados aprobaron ese incremento aun cuando se ha denunciado que ese programa se utiliza con fines políticos, por ejemplo para beneficiar a ciudadanos de otros países como El Salvador.

Desde la perspectiva del diputado, lo preocupante de la forma en que quedó el presupuesto es que, por un lado, no atiende la inseguridad y, por otro, ahora existe la preocupación de una crisis económica que se puede venir por la forma en que se distribuyó el recurso a todos los sectores del país.

Concretamente mencionó que se bajó considerablemente el gasto en infraestructura, mientras que al sector turismo prácticamente lo aniquilan porque no le dan ningún presupuesto para desarrollo de productos.

“No hay ninguna evidencia presupuestal para poder decir que podamos salir del hoyo en el que nos ha metido Morena, además de la crisis en inseguridad que enfrenta el país”, agregó.

El legislador michoacano destacó que los grandes perdedores de este presupuesto son los órganos constitucionalmente autónomos a los cuales se le hicieron recortes importantes en sus presupuestos para 2020.

De acuerdo con lo aprobado, en conjunto a estas instituciones del Estado mexicano se les recortó 4,282 millones de pesos. Los principales afectados son la Fiscalía General de la República, a la que se le recortaron 1,500 millones de pesos, el INE al que le eliminaron 1,071 millones de pesos, así como al Consejo de la Judicatura Federal, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Tejeda Cid refirió que esos recortes responden a la consigna de poderlos debilitar para romper los equilibrios y que quede un gobierno autoritario.

El legislador afirmó que hay una concepción clientelar en la forma en como quedó el presupuesto ya que se destinan 400,000 millones de pesos para que vayan a 30 millones de persona de manera directa y con ello el gobierno las pueda controlar; sin embargo, dijo que “les va a salir el tiro por la culata” porque ya se ha visto que cuando se quieren construir clientelas con este mecanismo la gente no se deja.

Por otra parte, acusó un trato desigual a los estados gobernados por la oposición a Morena, ya que los administrados por autoridades morenistas se están llevando 60% de la inversión y una proporción similar de los subsidios.

[email protected]