El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, se reunió con colectivos de familiares de personas desaparecidas, ante quienes se comprometió a que esa dependencia cumplirá con su responsabilidad de realizar el registro y búsqueda de las más de 25,000 personas cuyo paradero es desconocido.

En el salón Juárez de la Segob, Navarrete se reunió por segunda ocasión en esta semana, con colectivos de familias de personas desaparecidas en Coahuila.

El funcionario recordó que ya existe una ley de desaparición, que establece por primera vez un Sistema Nacional y una Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, a cargo de la Segob, “porque es fundamental contar con herramientas para que la labor y coordinación de los tres niveles de gobierno sea eficaz para prevenir y combatir este flagelo”, comentó.

Prometió que la dependencia a su cargo, utilizará los nuevos insumos legales, tecnológicos y humanos para combatir la práctica de desaparición de personas. Sin embargo, Navarrete reconoció que se requiere una implementación efectiva de la Ley que dé sustento a mecanismos óptimos y coherentes para alcanzar una correcta coordinación de las autoridades entre gobiernos.

Navarrete Prida dijo a los familiares, que el propósito es lograr “resultados tangibles en favor de las familias mexicanas, reiterándoles que encontrarán en nosotros, aliados importantes para avanzar en los temas relevantes que les atañen”.

El encargado de la política interior del país, informó que instruyó a sus colaboradores para que los familiares de desaparecidos, “encuentren en la Secretaría de Gobernación canales de comunicación para atender inquietudes o reclamos de los colectivos, que versan desde avanzar en la investigación y sanción de los delitos, hasta lograr una reparación integral, entre otros”.

El Secretario de Gobernación estuvo acompañado de los subsecretarios de Derechos Humanos, Rafael Adrián Avante Juárez; y de Enlace Legislativo y Acuerdos Políticos, Felipe Solís Acero, así como de la titular de Asuntos Jurídicos, Aurora Cervantes Martínez.

jmonroy@eleconomista.com.mx