El presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que los militares presuntamente involucrados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa ya no se encuentran activos, al tiempo que se giran nuevas órdenes de aprehensión contra exelementos de la Policía Federal y militares relacionados con el caso.

En conferencia de prensa matutina, el mandatario también llamó a los detenidos y a los familiares de presuntos implicados en el caso Ayotzinapa a colaborar para esclarecer los hechos, y proporcionar cualquier información veraz; “si ellos colaboran van a tener consideraciones de carácter legal”, como testigos protegidos, prometió el Ejecutivo.

“Se han girado órdenes de aprehensión y se está buscando también —y esto lo vuelvo a dejar de manifiesto— que los detenidos puedan ser considerados como testigos protegidos, porque hubo como un pacto de silencio, fue como un acuerdo para que no se hablara y hay que romper ese pacto de silencio”, expresó.

Al ser cuestionado respecto de que el actual secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, era delegado de la Policía Federal en Guerrero en el año que ocurrieron los hechos de Iguala, López Obrador defendió que “no hay protegidos” ni impunidad en la investigación que se lleva a cabo.

“No estamos considerando proteger a nadie, sea de la organización o de la institución gubernamental de que se trate, inclusive he sido muy claro en dar a conocer que las instituciones —y esto lo he dicho por el caso del Ejército— en vez de debilitarse... si se aclara cómo actuaron y si cometieron delitos miembros de estas instituciones, en este caso al Ejército, que sean también investigados y castigados de conformidad con la ley”, enfatizó López Obrador desde Palacio Nacional.

maritza.perez@eleconomista.mx