El Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo el lunes que gracias a la aplicación de diversas medidas, desde principios de junio, se logró reducir en un 36.2% el flujo de migrantes que cruzan México con la intención de llegar a Estados Unidos.

En la víspera, Ebrard se reunión con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, un día antes de vencerse el plazo de 45 días para evaluar los resultados de un acuerdo en el que México se comprometió a demostrar avances en sus esfuerzos por frenar la migración hacia Estados Unidos, y que apagó amenazas de imponer aranceles a los productos mexicanos.

Asimismo, el canciller mexicano aseguró que durante la charla no se discutió la propuesta de tercer país seguro —que supone que México albergaría a quienes soliciten asilo en Estados Unidos y que hayan pasado por su territorio— y dijo que dentro de 45 días se volverán a reunir en Washington para evaluar el plan de control migratorio.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard aseguró que se expresó a Pompeo la preocupación de México por el alto flujo de armas que cruzan el territorio provenientes de Estados Unidos y se pidió que ese país revise el tema.

"Pedimos organizar un operativo porque pasar con armas de Estados Unidos a México es ilegal", dijo Ebrard al detallar que los mecanismos de revisión se implementarán en los cruces fronterizos de Tijuana, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros.

Ebrard explicó que también habló con Pompeo sobre integrar una comisión binacional para recuperar los activos de Cártel de Sinaloa y Joaquín "El Chapo" Guzmán, sobre el tema de las exportaciones de tomate mexicano, así como las repatriaciones de mexicanos.