El Instituto Nacional de Migración (INM) advirtió que apelará a las leyes de Chiapas y Tabasco para denunciar a las personas extranjeras que ingresen al país sin medidas sanitarias para evitar la propagación del virus Sars-CoV-2.

Ante el avance en Guatemala de una caravana de migrantes provenientes de Honduras, y cuyo objetivo es llegar a Estados Unidos, el INM dijo que seguirá protegiendo y garantizando los derechos humanos de todas las personas extranjeras que, en contexto de movilidad, transiten por México en situación irregular.

Sin embargo, indicó que ante la pandemia por el coronavirus Sars-CoV-2, “existe la instrucción para que todos los que hagan uso de las instalaciones del INM, como las áreas de internación en el país, dígase autoridades civiles, militares y particulares, deberán cumplir con los protocolos de salud para acompañar la lucha contra esta enfermedad”.

Cabe destacar que el mes pasado falleció, a causa de Covid-19, un migrante de El Salvador que estaba alojado en una estación migratoria del INM.

En ese marco, el Instituto Nacional de Migración resaltó que en el Código Penal Federal, en su Artículo 199-Bis, establece que será sancionado de 3 días a 3 años de prisión y hasta 40 días de multa, quien a sabiendas que está enfermo de un mal grave en período infectante, ponga en peligro de contagio la salud de otro.

Abundó que el artículo 444 del Código Penal del Estado de Chiapas determina hasta cinco años de prisión; mientras, el artículo 120 del Código Penal del Estado de Tabasco fija de dos y hasta 10 años de prisión a que cause a otro un daño de salud.

Indicó que con base en la Ley de Migración se realizan acciones de control, verificación y revisión de entrada, salida, tránsito y estancia de personas extranjeras en territorio nacional, a fin de promover una migración segura, ordenada y regular.

“El INM refrenda su compromiso por una migración segura, ordenada y regular, con estricto apego a los derechos humanos, con un trato de dignidad y humanismo, y el debido cuidado a los protocolos de salud”, estableció.

jmonroy@eleconomista.com.mx