De nueva cuenta agentes fronterizos de Estados Unidos asesinaron a un mexicano, aunque en esta ocasión se trata de un menor de 14 años que se encontraba en territorio nacional, lo cual ocasionó la condena del gobierno de México.

Según testigos, el niño identificado como Sergio Adrián Hernández Güereca, se encontraba cerca de la línea fronteriza, debajo del Puente Internacional Paso del Norte, en Ciudad Juárez, cuando un grupo que intentaba cruzar arrojó piedras a dos agentes que estaban en el lado estadounidense.

Los agentes de la patrulla fronteriza respondieron con arma de fuego y una bala alcanzó al menor que quedó tendido en el lugar.

Grupos pro migrantes en EU y el gobierno mexicano condenaron enérgicamente los hechos.

La Cancillería solicitará al gobierno de Estados Unidos una investigación expedita y transparente de los hechos y, en su caso, el castigo de los culpables. Asimismo, reitera que el uso de armas de fuego para repeler ataques con piedras representa un uso desproporcionado de la fuerza, particularmente proviniendo de autoridades que reciben un entrenamiento especializado , expresó la Cancillería mexicana en un comunicado.

Ante esto, algunas organizaciones en defensa de los migrantes anunciaron que interpondrán una denuncia contra quien resulte responsable y acusaron que este tipo de incidentes son resultado del ambiente antiinmigrante que se ha creado por la Ley SB 1070.

Por la tarde de ayer, el gobierno de Estados Unidos se refirió al hecho y reconoció que uno de los agentes había matado a un sospechoso que se encontraba en el grupo que lo había agredido.

En un comunicado, el Departamento de Estado indicó que lamentaba la muerte e informó que el FBI ya se encuentra investigando.

Según la versión de ese informe, los agentes estadounidenses fueron atacados a piedras por un grupo indeterminado de migrantes y, por ello, un agente disparó.

Este ataque se da el día que sepultaban a Anastasio Hernández, muerto a golpes por agentes estadounidenses en San Diego.

[email protected]