A dos días del arranque de la discusión en el Senado, la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti, reafirmó su postura en contra de la legalización del aborto y dijo que “no hubiera permitido” que se practique en casos de violación, como señala la legislación argentina.

En medio de las diferencias que hay dentro del oficialismo sobre el proyecto de aborto legal, la titular del Senado cuestionó la iniciativa al considerar que “ningún ser humano puede decidir sobre la vida de otro”, declaró a La Nación.

Michetti, que se pronunció en contra de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, opinó que “el Estado debe proteger a todo ser humano concebido, en la tercera edad o en la etapa de embrión”.

“Eliminar a una persona ya concebida y no dejarla vivir (...) frente a ocho o nueve meses de embarazo (...) La verdad, no me parece. Digo, hay personas que viven cosas muchísimo más dramáticas y no las pueden solucionar y se las tienen que bancar (aguantar). No sé, qué se yo. Para mí el derecho a la vida es el más importante de todos”.

El proyecto de ley, presentado por séptima vez en marzo, obtuvo la media sanción en la Cámara de Diputados y será debatido en el Senado el próximo 8 de agosto.

Según estimaciones, la aprobación de la iniciativa depende de una veintena de legisladores que aún no manifestaron su postura.

Si sale adelante, se modificaría la normativa del Código Penal vigente desde 1921.