El presidente Felipe Calderón aseguró que su gobierno no condiciona los recursos públicos dirigidos al campo, ni exige lealtades de los beneficiados como lo hacían gobiernos anteriores.

En el viejo modelo los apoyos ni llegaban a los campesinos más pobres ni a los indígenas más pobres, ni tampoco generaban una sociedad más fuerte basada, precisamente, en la liberad y en la responsabilidad , aseveró.

Durante la inauguración de la XLI Asamblea Anual de Asociados de la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural, el Mandatario mexicano afirmó que los recursos son repartidos a quien lo necesita al margen de criterios políticos .

Aunque reconoció que éstos criterios siguen teniendo peso en las discusiones para la asignación de recursos que se realizan en el Congreso.

Destacó que su gobierno ha invertido más en el campo que otras administraciones pues tan sólo en los últimos tres años el monto de ayudas se ha incrementado 80%, para pasar de 148,000 millones a 268,000 millones en 2010.

En la residencia oficial de Los Pinos detalló que estos apoyos se dan a través de depósitos bancarios para evitar que los cheques pasen de mano en mano y con ello eficientar y transparentar la entrega de recursos, además de que se impulsa la bancarización del campo mexicano.

Precisó que se busca que no sólo crezca la producción del campo y hacerlo más rentable, sino también una transformación verdaderamente orientada al desarrollo humano sustentable, al desarrollo humano personal e integral.

Durante su intervención, Alberto Castelazo y López, Presidente del Consejo Directivo de la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural, destacó el papel de la educación como palanca del desarrollo de los productores.

Por ello, exhortó al gobierno federal y los gobiernos estatales, empresas y organizaciones sociales a sumarse a la producción rentable de granos básicos por pequeños productores.

[email protected]

/doch