México será uno de los tres países de América Latina y el Caribe que registrará un mayor aumento en sus niveles de pobreza y desigualdad este año, pronunciado por las medidas para limitar el contagio del Covid-19 y la caída del flujo de remesas, estimó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

La caída que tendrá el PIB podría ser proporcional al aumento de la pobreza en la población, admitió.

Argentina será el líder en el aumento de la pobreza en la región con un incremento de 6.9 puntos porcentuales en la proporción de habitantes en esta condición, que era 26% todavía en 2019; seguido por México, a quien estima un aumento de 5.9 puntos sobre el 41% de los habitantes que el año pasado vivían en niveles de pobreza; y Brasil, a quien anticipa un incremento de 4.9 puntos respecto del 19.4% de la población local que en 2019 vivía en condiciones de pobreza.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) presentó el lunes estimaciones más pronunciadas sobre el impacto que tendrá este año la pobreza en México, refirió. Pero la dimensión de “pobreza de ingreso” que tiene el Consejo son congruentes con la métrica de la Comisión, observó la Secretaria Ejecutiva de la Comisión, Alicia Bárcena.

Durante la presentación del tercer informe sobre el coronavirus, dedicado al Desafío social en tiempos del Covid -19, la funcionaria mexicana destacó que la caída que tendrá el PIB mexicano este año, estimada por ellos en 6.5% “sí podría ser proporcional al aumento de la pobreza”.

“Sin duda habrá un incremento muy importante en la pobreza (en México) al tomar en cuenta la caída del PIB que nosotros estimamos en 6.5 por ciento. Pero este incremento de la pobreza que estamos previendo estará explicado también por otros factores como la caída en el flujo de remesas” aseveró.

Reconoció que en marzo se presentó un aumento en los flujos de remesas a México pero acotó que se mantiene el riesgo latente de que caigan en los próximos meses, afectando a 1.8 millones de las familias receptoras que se encuentran en los niveles más vulnerables de la población.

Trece años para recuperarse

La Cepal estimó que podría tomar a México 13 años para regresar a niveles de pobreza previos al Covid-19.

“Esta es una crisis que afecta la parte social. Esto no fue un terremoto donde se cayeron los edificios que implica una pérdida de infraestructura física. Aquí, lo que se esta perdiendo es el capital humano, salud e ingresos" dijo Alicia Bárcena, titular de la Cepal.

Se requerirá un ingreso percápita de 5%, “cosa que va a ser prácticamente imposible”,  y una redistribución o avance del Índice de Gini de 1.5%, “estamos hablando que estamos en un largo camino por recorrer”.

Política social de AMLO, esperanza

Alicia Bárcena, matizó que en la entidad están esperando a ver el resultado de las medidas que está tomando “el gobierno de Andrés Manuel (López Obrador)” para proteger a la población que suele sufrir más desigualdad que considera son los indígenas y adultos mayores.

“Los programas y transferencias gubernamentales también influirán en el nivel de pobreza del país. Yo pienso que el gobierno de Andrés Manuel se ha preparado para combatir una de las grandes desigualdades del sistema mexicano que dejó fuera a una gran cantidad de personas de ingresos básicos: adultos mayores y población indígena y creo que ha tomado un camino muy importante”.

Refirió que la directriz seguida por el gobierno de apoyar directamente a las familias y a los pequeños empresarios, podría ayudar a que estos niveles de pobreza que hoy está estimando, sean menores.

Pruebas antes de levantar confinamiento

Bárcena reconoció que hay mucha incertidumbre en América Latina sobre cómo se realizará el retorno a la actividad económica, pero confío que no se tomará ninguna decisión precipitada.

Dijo que será muy importante el distanciamiento físico y que siempre debe privar el criterio de la salud en las decisiones de levantar el distanciamiento social, por lo que dijo es muy recomendable la realización de pruebas que darán más claridad sobre los focos de contagio.

“Vamos a tener que convivir con este virus hasta que no se encuentre una vacuna. Es la primera vez que el mundo se encierra así. Pero de alguna manera tenemos que encontrar protocolos para que la reactivacion sea gradual, en sectores estratégicos y de una manera muy cautelada que dependerá de las posibilidades de contagio”.

PIB no es obsoleto

Consultada sobre las voces del más alto nivel que han dicho en México que el PIB es una medición obsoleta, dijo que más bien “es incompleto para mostrar lo que pasa en los países”.

“El PIB es un buen indicador del comportamiento de los sectores. Eso es lo que refleja, cuanto exportamos, cuanto financiamiento entra. Hay indicadores que nos ayuda a entender. Pero no incorpora mediciones de desarrollo y subestima por ejemplo aquellos bienes y servicios que no pasan por el mercado, como la economía del cuidado”.

De acuerdo con la funcionaria, se requiere una medición que contabilice las medidas no lucrativas y voluntarias de la sociedad, las externalidades del tema ambiental y comento que sería relevante “imaginar nuevos indicadores para conocer la cohesion social”.

“Pero (el PIB) es una medida que sigue siendo oportuna porque nos da la oportunidad de ver cómo va el crecimiento y por eso es importante no desecharlo por completo”.

Explica que en 2008, un grupo de expertos encabezados por el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, elaboraron un informe sobre la Comision sobre la medición del desarrollo economico y el progreso social que fue encomendado por el presidente de Francia, donde hicieron recomendaciones para medir mejor el bienestar de la sociedad.

[email protected]