México ocupa la última posición de los 28 países de la OCDE con la distribución del gasto público más sesgada en detrimento de los pobres, reveló el Programa de las Naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD) a través del Informe sobre Desarrollo Humano 2011 .

El texto publicado recientemente detalla que la evidencia internacional confirma el potencial desaprovechado del gasto público en el país como factor de alcanzar una mayor igualdad de bienestar.

De 11 países analizados en América Latina, México ocupa el quinto lugar en regresividad del gasto social al asignar 20% de la población con mayor ingreso un gasto social tres veces superior al correspondiente a Chile, que ejerce su gasto social con la mayor progresividad de la región. Al hacer un comparativo similar con salud, la nación azteca ocupa el último lugar.

Con base en los elementos obtenidos a través del Informe sobre Desarrollo Humano 2011, el PNUD expone que la nación está lejos de alcanzar la progresividad del gasto social lograda en otros países miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Al respecto, durante la presentación de este trabajo de las Naciones Unidas el pasado viernes, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero, reconoció que existe regresividad en el gasto público lo que retrasa el combate a la desigualdad.

Lamentablemente en México a las becas de educación superior únicamente las familias de mayores ingresos tienen acceso, creo que hay que corregir eso, hay que hacer programas de política pública de manera que familias de menores ingresos también tengan acceso a ellos", afirmó el titular de la Secretaría de Hacienda.

Abundó en que es necesario propiciar la formalidad en los empleos para que los trabajadores tengan seguridad social y por otro lado procurar que la educación superior no se quede únicamente en las familias de mayores ingresos en México, sino que poco a poco podamos bajarlo a las familias más pobres... y poco a poco esa regresividad social se vaya corrigiendo .

BENEFICIO A MINORÍA

En este tono el PNUD exhibió que el subsidio de la educación superior inicialmente favorece a grupos pequeños, pero amplía sus beneficios cuando grandes poblaciones alcanzan la educación previa necesaria para acceder a ella.

Este caso es un claro ejemplo de que una cierta inversión podría tener un efecto sobre la iniquidad futura al impactar la posesión de activos de los hogares, los rendimientos económicos de dichos activos o la intensidad de su uso .

El PNUD detalla que, pese a avances en educación y salud por el programa Progresa/Oportunidades, la conclusión general no cambia: hay incapacidad sistemática para dirigir el gasto público a sectores de menos ingresos.

[email protected]