En 2016, el 76% de la cocaína que se introdujo en Estados Unidos procedente de América del Sur atravesó Centroamérica y México, de acuerdo con el informe más reciente de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).

Publicado este jueves en Viena, este organismo de la ONU, encargado de vigilar el cumplimiento de los tratados internacionales sobre drogas, advierte que el tráfico de la cocaína está empeorando en la región.

"La producción de cocaína en el mundo ha crecido de manera significativa. Es algo que se da en la región andina, pero de ahí se está distribuyendo hacia todo el mundo, ya sea por rutas de África hacia Europa y por rutas de Latinoamérica hacia Estados Unidos", refirió Raúl Martín del Campo, miembro de la Junta durante el acto de presentación en la Ciudad de México.

En el Informe 2017 de la JIFE se seña también que “la mayor parte de la heroína que se encuentra en los Estados Unidos procede de México y Colombia, pues el cultivo de la adormidera y la producción de heroína en México siguen en aumento”.

Durante el acto de presentación en México, la directora general de los Centros de Atención Juvenil, Carmen Fernández advirtió que en el país ha aumentado en consumo de marihuana y metanfetaminas.

[email protected]