México mantiene su reconocimiento a Nicolás Maduro como mandatario de Venezuela, dijo el miércoles el portavoz del gobierno, pese a que Estados Unidos y varios países de América Latina han reconocido al político opositor y líder del Congreso, Juan Guaidó, como presidente encargado de la nación petrolera.

El nuevo gobierno de México, que asumió en diciembre, ha dicho que no intervendrá en los asuntos internos de Venezuela y que prefiere mantener abiertos sus canales diplomáticos con Caracas para ayudar a encontrar una solución a la crisis política de ese país.

"Consideramos que es el presidente legítimamente electo", dijo Jesús Ramírez, portavoz del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador a la cadena Milenio Televisión.

"Nosotros mantenemos una posición de neutralidad y de no intervención frente al conflicto de Venezuela (...) en general la postura de México es buscar o propiciar y demandar un diálogo con las partes en el caso del conflicto interno venezolano", subrayó.

Brasil, Chile, Perú, Colombia, Paraguay y Guatemala, además de Estados Unidos y Canadá han reconocido a Guaidó, quien se autoproclamó presidente encargado de Venezuela ante cientos de miles de simpatizantes que se concentraron en Caracas para reclamar la salida de Maduro.

Poco después, Maduro apareció en un balcón del palacio de Miraflores y en un discurso ante sus seguidores anunció que rompía relaciones diplomáticas y políticas con Estados Unidos.

Ramírez dijo que López Obrador no ha hablado con Maduro sobre la situación en su país.