El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan Rafael Elvira Quesada, expuso que México pierde anualmente 155,000 hectáreas forestales, es decir una tasa de 0.46%, poco menos de la mitad de lo logrado en los países de América Latina.

En conferencia de prensa a propósito del Día Mundial contra la Desertificación, el funcionario sostuvo que se han rescatado 200 mil hectáreas de suelo gracias a un programa específico para tal fin.

Informó que la creación de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegida ha protegido a más de 95% de los suelos y ecosistemas, lo que significa que 25 millones de hectáreas se encuentran dentro de la categoría de áreas naturales protegidas.

El director General de la Comisión Nacional Forestal, Juan Manuel Torres Rojo subrayó la importancia de combatir la desertificación de los suelos, ya que se ha demostrado que estas zonas presentan una notable reducción de productividad que se acompaña de pobreza y migración.

Torres Rojo detalló que se invirtieron 150 millones de pesos para generar el Inventario Nacional Forestal y de Suelos, el cual señala que de las áreas que anualmente pierde el territorio mexicano, 146 mil se ubican en selvas y 9 mil bosques. Los estados más afectados son: Tabasco, Yucatán, Quintana Roo, Chiapas y Veracruz

Por su parte, representante adjunto del Programa de las Naciones Unidades para el Desarrollo, Arnaud Peral, calificó a la República Mexicana como un ejemplo para Latinoamérica por sus políticas públicas y programas , los cuales han logrado este avance en materia forestal.

Arnaud Peral expuso que durante de 1990 a 2000 la tasa de deforestación estaba en un 0.50%, índice mucho más elevado que el global, no obstante, de 2000 a 2005 esta cifra se redujo a 0.35%, es decir una baja de cobertura boscosa de 255 mil hectáreas. Siguiendo esta tendencia se estima que se tendrán muy buenas noticias para el periodo de 2005 a 2010.

apr