Una vez superada la emergencia sanitaria generada por el avance del Covid-19, México no podrá volver a ser el mismo, ni se podrán retornar a las actividades, como ocurría antes de la pandemia, afirmó Mauricio Rodríguez Álvarez, vocero de la Comisión de la UNAM para la atención de la emergencia.

En entrevista, el también investigador del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de esa casa de estudios dijo: "No vamos a regresar nunca a la normalidad, vamos a regresar a situaciones muy diferentes; va a haber un impacto económico muy grande; van a cerrar muchos negocios; va a haber mucho desempleo; va a haber una reconfiguración social muy importante".

El académico recalcó que la vida como la conocíamos antes de que llegara la pandemia del Covid-19 a México, muy probablemente no la vayamos a ver pronto.

Tan sólo los eventos masivos al aire libre, las concentraciones multitudinarias, eventos como el baile zombie más grande del mundo, no volverán a ocurrir en prevención de que la pandemia resurja, porque el virus seguirá estando presente.

Rodríguez Álvarez dijo que el anuncio del regreso a las actividades, para el próximo 1 de junio, hecho el martes pasado, debe de tomarse con muchas reservas y estar pendientes de la evolución de la epidemia a nivel local.

El investigador del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de la UNAM comentó que, para esa fecha, puede ser que en algunas localidades ya haya condiciones para poder regresar a las actividades, pero otras donde no.

"Hay que tomarlo quizá como una declaración de buenas intenciones, como un mensaje de optimismo y de esperanza, pero con muchas reservas del comportamiento de la epidemia".

El especialista en ese tipo de enfermedades, recalcó que "tenemos que replantearnos la forma en que nos cuidamos, protegemos y ayudamos, así como la forma en que respondemos a las situaciones críticas".

Desde hace varios días, dijo, las autoridades trabajan en la reconversión hospitalaria y una serie de medidas para ampliar la capacidad para atender a las personas que lo requieran, particularmente los pacientes en estado crítico.

En el caso de la sociedad en general, lo que toca hacer es ser más rigurosos en el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social y estar muy atento a las indicaciones de las autoridades locales.

Dijo que, si bien todos los gobiernos contribuyen a que las medidas dispuestas por las autoridades sanitarias se cumplan, hay una parte de la implementación que le toca a la población, de la gente de quedarse en sus casas y de los individuos en las empresas.

Esa implementación ha tenido muy buena respuesta en términos generales y se ha reflejado en la disminución de la movilidad y sólo para actividades esenciales, pero al entrar de lleno la fase tres, es momento de que quienes, por alguna razón, no lo estaban haciendo, ya lo hagan.

Lo primero, dijo el doctor Rodríguez Álvarez, es respetar el confinamiento y todas las medidas implementadas para que las personas se queden en casa. Es importante promover que todos puedan quedarse en casa y también que se debe proteger a los enfermos y las personas más vulnerables ante esta enfermedad.

La UNAM habilitó un centro de atención telefónica para ayuda médica. Los números son: 55-4161-1630 y 800-461-0145 y funciona de 8:00 a 20:00 horas, de lunes a viernes.

Además, hay un centro de ayuda psicológica, a través del número 5025 0855, donde expertos ofrecen ayuda de primer contacto en temas como problemas de pareja, ansiedad, depresión, crisis de pánico, entre otros.

[email protected]