México ya no quiere envío de armamento y helicópteros, sino respeto mutuo y cooperación con Estados Unidos para disminuir el tráfico de armas y la violencia, bases que cimentarán el próximo diálogo de Alto Nivel de Seguridad, precisó el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

“La base de este diálogo en materia de seguridad, ¿cuál es? Tiene dos objetivos, dos bases, no objetivos: primero: el respeto mutuo; si tú no me respetas, yo no te respeto. Si no nos respetamos es muy difícil llegar a algo. Segundo: el atender las prioridades de cada uno de los países. La prioridad en México es reducir los homicidios y la violencia”, aseguró el canciller tras participar en la presentación del nuevo pasaporte electrónico.

Reiteró que México no busca asistencialismo. “A diferencia de la Iniciativa Mérida, México no está pidiendo esto, no fue a tocar la puerta para decir “necesito asistencia, necesito esto, necesito el otro, necesito que tú me apoyes”, no. Tenemos que trabajar en materia de seguridad, pero es un entendimiento simétrico, respetuoso y eso es lo que hemos venido construyendo”.

En la reunión que contará con los secretarios de Estado de EU, Antony Blinken, y de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, además del fiscal general, Merrick Garland, el canciller detalló que el gobierno mexicano presentará 10 objetivos comunes, entre ellos una asistencia jurídica expedita para acelerar las extradiciones entre ambos países “que no es el caso ahora”, así como reducir el flujo de armas desde el país vecino.

“No es que México diga resuélveme el problema, no. Nosotros tenemos que tomar y se están tomando muchas medidas. No, pero sí es importante que tú, Estados Unidos, tomes acciones efectivas, eficaces para reducir drásticamente el tráfico ilícito de armas”, enfatizó.

De cara al diálogo el canciller y el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, se reunieron para abordar la relación bilateral.

politica@eleconomista.mx