Luego de las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre que soldados mexicanos apuntaron con armas a guardias estadunidenses en Texas, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que no caerá en provocaciones y que se mantendrá una relación respetuosa y de amistad con el vecino país del norte.

“No vamos a caer en ninguna provocación. Le digo que nosotros queremos mantener una relación respetuosa y de amistad con su gobierno (...)", expresó al preguntarle sobre el mensajes de Twitter en que Trump cita acciones de militares mexicanos probablemente contra traficantes de drogas, pero que incluyó apuntar sus armas a miembros de la Guardia Nacional estadunidense.

El Ejecutivo mexicano indicó que se analizará este incidente, tomando en cuenta lo señalado y se actuará de conformidad con la ley "en el marco de nuestra soberanía".

Por la mañana, el presidente Trump tuiteó: “Los soldados de México recientemente apuntaron con sus armas a nuestros soldados de la Guardia Nacional, probablemente como una táctica de distracción para los traficantes en la frontera. ¡Mejor que no vuelva a pasar".

Ante ello López Obrador refrendó que el gobierno de México no se peleará con el de Estados Unidos, "tenemos una relación de respeto mutuo y cooperación para desarrollo y así como nos hemos venido entendiendo durante varios meses vamos a seguir actuando para mantener relaciones cordiales de buena vecindad".

Durante la conferencia matutina en Palacio Nacional, el presidente reconoció que no conocía el texto, sin embargo, una vez que uno de sus colaboradores le entregó el texto del mensaje aludido, dijo que su gobierno analizará el incidente y "vamos a tomar en cuenta lo que él (Donald Trump) está señalando".

Dijo que una vez conocido el texto que mandó el presidente estadunidense, "vamos a hacer la revisión del caso", pero aseguró que siempre habrá, de parte del gobierno de México, una actitud responsable y de respeto al gobierno y pueblo de Estados Unidos.