El presidente Felipe Calderón ratificó su indignación por la muerte de dos connacionales a manos de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos y exigió al gobierno de ese país una investigación profunda, imparcial y objetiva, que concluya con el esclarecimiento de los hechos y el castigo a los culpables.

En una declaración con relación a los hechos en que perdieron la vida los mexicanos Anastasio Hernández Rojas y Sergio Adrián Hernández, en San Diego, California, y Ciudad Juárez, Chihuahua, respectivamente, el mandatario manifestó su consternación e indignación por la muerte de los dos connacionales.

Por su parte, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, expresó a la secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, la condena y preocupación del gobierno mexicano por los incidentes en que perdieron la vida Anastasio Hernández Rojas y Sergio Adrián Hernández.

El responsable de la política interior del país dejó en claro que el Estado mexicano hará uso de los instrumentos diplomáticos y legales a su alcance para que se esclarezcan los hechos y se determinen las responsabilidades correspondientes.

Además, el presidente nacional del PRD, Jesús Ortega pidió al gobierno federal elevar una enérgica protesta y exigir al gobierno de Barack Obama castigar a los oficiales fronterizos responsables de los asesinatos de Anastasio Hernández y el joven Sergio Hernández Guereca.

La dirigencia nacional del PRD exigió al gobierno federal que a través del embajador estadunidense Carlos Pascual, solicite a Estados Unidos un informe de las indagatorias por el asesinato de los dos connacionales.

/doch