La violencia en ebullición que se vive en el país se ha trasladado a las elecciones, así lo demuestran los 133 candidatos y precandidatos asesinados durante el actual proceso electoral de acuerdo con la consultora de riesgos Etellekt, con corte hasta el 28 de junio.

Sin embargo, la violencia en México es una tendencia que ha crecido con el pasar de los días, los meses y los años, en concordancia con las carpetas de investigación registradas por las Fiscalías y Procuradurías de los estados del país y agrupadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El proceso electoral en México dio inició formalmente el 8 de septiembre del 2017 y concluirá hasta que se hayan desahogado todas y cada una de las querellas que se lleguen a interponer sobre el mismo, y una vez dada la votación de este domingo.

Las carpetas de investigación abiertas por asesinatos en México desde septiembre del año pasado y hasta este mayo, último mes con registros oficiales, suman 20,307, equivalentes a un aumento de 19.1%, en comparación con el mismo periodo de meses entre el 2016 y el 2017, cuando se registraron 17,048 carpetas por asesinatos en toda la República Mexicana.

Si se va más atrás y se comparan los registros de septiembre del 2015 a mayo del 2016, cuando en total se registraron 13,801 carpetas de investigación por homicidio doloso en las 32 entidades del país, con los meses transcurridos de septiembre del 2017 a mayo de este año, el aumento es de 47.14 por ciento.

Alza en homicidios, tendencia de dos sexenios

A seis meses de que concluya la actual administración federal, los asesinatos —así como en el sexenio anterior—, alcanzaron cifras históricas.

La tendencia en los dos últimos sexenios son muy similares; ambas, año con año, fueron casi siempre al alza.

En el 2007 se registraron 10,253 carpetas de investigación por asesinatos en las entidades del país; un año después creció la cifra a 13,155. En el 2009 los registros de asesinatos llegaron a 16,118.

Para el 2010 la cifra de homicidios dolosos creció aún más al llegar a las 20,143 carpetas de investigación; para el 2011 escalaron a los 22,409 registros, mientras que para el 2012, entre enero y mayo, se contabilizaron 9,036 carpetas.

Si se cotejan las cifras del sexenio anterior (91,114 carpetas de investigación del 2007 a mayo del 2012) con el actual (107,843 entre el 2013 y mayo del 2018), se observa que para esta administración los asesinatos crecieron 18%, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En el primer año de este sexenio, el 2013, se registraron 18,106 asesinatos; un año más tarde, en el 2014, la cifra de homicidios dolosos del fuero común bajó a 15,520.

A partir de ese periodo las cifras de asesinatos crecieron año con año hasta llegar al 2017 al récord de 25,324 carpetas de investigación por ese ilícito, el número más alto desde que se llevan registros de homicidios en México.

Para este año, entre enero y mayo, se han generado un total de 11,437 carpetas de investigación por asesinatos, una tendencia que augura, de acuerdo a organizaciones de la sociedad civil como el Observatorio Nacional Ciudadano y el Semáforo Delictivo, que este 2018 rompa también el récord en cifras de asesinatos.

De los 133 homicidios a políticos informados por Etellekt, es Guerrero el estado más violento con 14 asesinatos, seguido de Michoacán, Oaxaca y Puebla con cinco eventos cada uno en segundo lugar, mientras que en tercer lugar se ubica el Estado de México y Jalisco con cuatro asesinatos cada uno.

De acuerdo con el reporte del 25 de junio pasado, 543 agresiones físicas se han suscitado contra políticos de todo el país, adicional a esta cifra otros 179 políticos han sido objeto de intimidaciones y amenazas; de éstos últimos 120 son candidatos a puestos de elección de los tres niveles.

[email protected]