Durante el 2011, en México fueron asesinados un total de 11 periodistas, cuatro de ellos internautas, así como dos reporteros desaparecidos, de acuerdo con el informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSP), lo cual convierte al país en el lugar más peligroso de América Latina para los profesionales de los medios de comunicación.

Presentado hoy en Madrid, el informe señaló que desde el año 2000 son decenas los periodistas asesinados y que la situación se ha recrudecido, de manera que hasta una decena de profesionales ha tenido que optar por el exilio ante la inactividad, e incluso complicidad, de las autoridades, en una situación cada vez más alarmante para la libertad de informar.

"En la mayoría de los casos, las investigaciones de los reporteros sobre el narcotráfico y la corrupción están relacionadas con los crímenes, y los asesinos parecen competir a ver quien logra una puesta en escena más infame", refirió la asociación.

Durante la presentación, los periodistas Rosa Isela Pérez, de Ciudad Juárez, y Aboubakr Jamaï, de Marruecos, ilustraron con sus testimonios personales el drama de ser perseguidos por ejercer su profesión, ya que ambos se vieron obligados a abanadonar sus países.

En Centroamérica, la organización con sede en París ha observado mejorías en 2011 para la prensa en Nicaragua y El Salvador, mientras que Costa Rica ha desplazado al Uruguay como el país latinoamericano donde más se respeta la libertad de información.

Sin embargo, América Central y del Sur son actualmente uno de los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo, "fundamentalmente debido a la amenaza del narcotráfico, que inutiliza, paraliza o, a veces, infiltra, la acción del Estado, pero también por la corrupción creciente del poder político local".

LOS CÁRTELES, EL PEOR ENEMIGO DE LA PRENSA

RSP indicó que el 3 de mayo del 2011 incluyó de nuevo a los cárteles de Sinaloa, del Golfo y de Juárez en la

lista de los depredadores de la libertad de prensa y denunció el drama de la prensa frente al crimen organizado.

Describió que en la lista de crímenes contra los periodistas comenzó con un doble asesinato, el 25 de marzo, en el estado de Nuevo León, donde el presentador de Televisa, José Luís Cerda Meléndez, de 33 años, y Luís Emanuel Ruíz Carrillo, reportero de La Prensa fueron secuestrados al salir de las instalaciones de Televisa-Monterrey y sus cadáveres fueron descubiertos al día siguiente.

Además de Cerda Meléndez y Ruíz Carrillo, otros periodistas y reporteros que se suman a la lista de fallecidos a manos del narco son:

  • Noel López Olguín, colaborador de los semanarios locales Horizonte, Noticias de Acayucán y del diario La Verdad, encontrado sin vida el 1 de junio fue encontrado cerca de Jáltipan, Veracruz.
  • Pablo Ruelas Berraza, colaborador de los periódicos regionales El Diario del Yaqui, de Huatabampo, y El Regional de Sonora, de Hermosillo, fue encontrado acribillado en Huatabampo, Sonora, el 13 de junio.
  • Miguel Ángel López Velasco, periodista y columnista del diario digital Notiver, su mujer y su hijo fueron acribillados a balazos, fue encontrado muerto en su domicilio el 20 de junio, en Veracruz.
  • Ángel Castillo Corona, columnista de Puntual y del Diario de México, fue asesinado el 3 de julio, en Tianguistenco. Las circunstancias del crimen aún no han sido esclarecidas.
  • Humberto Millán Salazar, presentador de un programa de Radio Fórmula y director del digital A-Discusión, editado en Culiacán, Sinaloa, fue hallado el 25 de agosto con un balazo en la cabeza y había sido abandonado en un paraje agrícola.
  • Los cuerpos colgados de un puente, con huellas de tortura, de un hombre y una mujer que denunciaban las actividades de los narcotraficantes en sus páginas de Internet fueron encontrados el 13 de septiembre.
  • El cuerpo decapitado de María Elisabeth Macías se descrubrió el 27 de octubre en la plaza principal de Nuevo Laredo. Junto al cadáver de la redactora jefa del diario Primera Hora, que también tenía un blog con la firma de La Nena de Nuevo Laredo, y en el que denunciaba el narcotráfico en la zona, los asesinos dejaron un cartel donde se leía: Estoy aquí por mis reportes .
  • En el mismo lugar el cuerpo, también decapitado, se encontró el 9 de noviembre el cuerpo de un internauta, que era el moderador del blog del Macías, conocido en la red como Rascatripas.

Con información de El Mundo y Etcétera.

MIF