México ha concedido la extradición a Estados Unidos de Eugenio Hernández, exgobernador de Tamaulipas por cargos de corrupción, pero previsiblemente no se hará efectiva de forma inmediata porque su abogado anunció que intentará detenerla.

La Secretaría de Relaciones Exteriores informó de la decisión gubernamental el viernes en un comunicado en el que indica que Hernandez es buscado por un tribunal del sur de Texas acusado de asociación delictuosa para lavar dinero.

Hernández gobernó Tamaulipas, un estado sumido en la violencia vinculada al crimen organizado desde hace años, de 2005 a 2010. Fue detenido en octubre acusado por las autoridades mexicanas de malversación de fondos públicos.

Su abogado, Juan Jorge Olvera Reyes, anunció el mismo viernes que se ampararía para evitar la extradición de su cliente.

Hernández era miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), del presidente Enrique Peña Nieto. Su predecesor en el cargo, Tomás Yarrington, gobernador de 1999 a 2005, igualmente del PRI, está detenido también por delitos de corrupción y se encuentra en Italia en espera de su extradición a México.