El Gobierno de México respaldó los principios que fueron planteados por el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y por un grupo bipartidista de senadores de ese país con el objetivo de crear una reforma integral al sistema de inmigración de Estados Unidos.

Mediante un memorándum oficial la Secretaría de Relaciones Exteriores informó que las autoridades mexicanas reciben con interés la aportación que en las últimas semanas han ofrecido numerosas organizaciones de la sociedad civil y grupos económicos.

"El Gobierno de México reconoce el compromiso mostrado por un número cada vez mayor de actores en Estados Unidos a fin de garantizar que los marcos legales en América del Norte reflejen la realidad demográfica de la región, las complementariedades entre nuestras economías, la necesidad de una frontera próspera, competitiva, segura y eficiente, y los vínculos familiares y valores compartidos entre ambas sociedades. La prioridad de proteger los derechos de cada individuo, sin importar su estatus migratorio, ha sido apropiadamente incluida en el centro de este debate", señaló la Cancillería mexicana.

La oficina diplomática del país aclaró que la política migratoria es un asunto interno de competencia federal en Estados Unidos; no obstante, concierne a millones de individuos que viven en ese y en otros países.

Por ello, el Gobierno de México continuará promoviendo una discusión informada de las muchas dimensiones de este tema y protegiendo los derechos de los mexicanos en el país vecino.

[email protected]