El gobierno federal mexicano analiza con las autoridades estadounidenses y BP, los daños que causó el derrame de petróleo en el Golfo de México hace cinco semanas y aún no existen conclusiones al respecto, de acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente.

Llegamos a un acuerdo con Estados Unidos para enfrentar el problema de manera bilateral y no se presenten esfuerzos aislados , comentó Juan Elvira, secretario del Medio Ambiente.

Explicó que también se trabaja con los gobernadores de los estados afectados en el Golfo de México. Sin dar a conocer montos de los daños, reconoció que el daño al ecosistema afectará a todo el mundo marino.

En México la dependencia, la Secretaría de Marina y la de Relaciones Exteriores, participan con Estados Unidos y la petrolera en la determinación de los daños que causará al ecosistema el derrame del crudo, sin embargo se reconoció que será una afectación a largo plazo.

El grupo ecologista Greenpeace advirtió recientemente que la pesca en el Golfo de México se verá afectada por el accidente y recomendó no comprar productos marinos capturados recientemente. Por su parte, el gobierno de Estados Unidos aseveró que la petrolera trabaja en esquemas para controlar el siniestro y que tiene que aceptar su total culpabilidad.

Juan Elvira, secretario de Medio Ambiente, destacó que las empresas mexicanas se deben preparar para reducir la emisión de gases, conocer la tecnología y competir en los mercados internacionales por los llamados bonos de carbono.

Cálculos de expertos destacan que en los próximos años se emitirán 1,000 millones de dólares en bonos que se destinen al desarrollo la eficiencia energética. Lo que se busca en México es desarrollar políticas fiscales con regulaciones ambientales y que representen incentivos fiscales para las empresas.

APR