Madrid.- El segundo mandato de Barack Obama en la Presidencia de Estados Unidos podría tener pocos cambios en la equilibrada relación con México, un aliado estratégico para la Casa Blanca, previeron hoy aquí analistas.

En el encuentro Elecciones estadounidenses , organizado por Casa de América en Madrid, los expertos coincidieron en que Obama podría dedicarse más a la política exterior en los próximos cuatro años sin la presión de la política interna sobre algunos temas internacionales.

Sobre los nexos con México, el responsable de Información de la embajada de Estados Unidos en España, Jeffrey E. Galvin, expuso que se trata de vínculos con un aliado, un país del G-20, con poder económico, con mucho comercio .

Hay un flujo de un millón de personas que cruzan cada día ambos países. Seguirá siendo una relación entre pares , expuso Galvin.

Descartó que haya cambios en la estrategia sobre cooperación en el combate al crimen organizado, lo que es una prioridad para Estados Unidos, y que tampoco varíe mucho la posición estadounidense sobre la legalización de las drogas.

El director del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos, Charles Powell, precisó que mientras en Europa se ve a Brasil como el gigante latinoamericano y a México más pequeño, e n Estados Unidos se tiene con su vecino del sur una relación más equilibrada.

Para Estados Unidos, México es más sólido en muchos ámbitos. Creo que la preocupación (por los temas de seguridad) se dará más hacia Centroamérica, donde hay problemas , recalcó.

Sobre las relaciones con América Latina, el subdirector del Observatorio de Política Exterior Española de la Fundación Alternativas, Vicente Palacio, comentó que se espera una política proactiva, y prudente, reconociendo la pérdida de peso, eso con América del Sur .

Consideró que México se lo tomará muy en serio Obama, porque está el tema de la inmigración que fue importante en esta campaña electoral, y posiblemente visite pronto a ese país .

Expuso que tras las elecciones del martes, la política exterior estadounidense también podría ser objeto del debate interno que se abre en el Partido Republicano tras su derrota, lo que abriría más espacio para tratarse en estos años temas internacionales diversos.

Galvin agregó que Estados Unidos respeta los nuevos cuerpos de integración latinoamericanos, como la CELAC o la Unasur, y que no se ven como una amenaza, sino que se ven como la capacidad de esos Estados de actuar dentro de la región .

mac