El gobierno de México defenderá hasta el último segundo al connacional Édgar Tamayo sentenciado a pena capital en Texas y cuya fecha de ejecución está programada para el 22 de enero, aseguró el asesor jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Max Diener.

"Hasta el último segundo el gobierno mexicano seguirá haciendo todos los esfuerzos, todos los recursos y toda la presión para evitar que esta ejecución se realice", afirmó Max Diener, quien señaló que hasta el último momento el gobernador del Estado de Texas puede conmutar o dar el perdón.

"Esa posibilidad existe y estamos trabajando intensamente para que logremos esta situación".

En 2004, la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en una sentencia conocida como Fallo Avena, consideró que Estados Unidos está obligado a revisar y reconsiderar las sentencias de 51 mexicanos que fueron condenados a la pena capital sin haber sido notificados de su derecho a recibir asistencia y protección por parte de las autoridades consulares mexicanas, ello establecido en el artículo 36 de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, de la cual Estados Unidos forma parte.

En el 2008, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos determinó que los estados no están obligados al cumplimiento de sentencias internacionales.

Por tanto, para que sea vinculante un fallo internacional se requiere una legislación nacional que obligue a los estados a ceñirse a las decisiones internacionales; proceso que se ha llevado a cabo en los últimos años y que hasta el día de hoy no ha podido concluirse.

En conferencia de prensa en Max Diener señaló que las autoridades nacionales han desplegado todos los recursos políticos, legales y administrativos disponibles para evitar la ejecución de Tamayo; lamentablemente hasta el día de hoy no hemos logrado evitar que este fallo se modifique".

Edgar Tamayo fue acusado en 1994 del asesinato del agente de la policía de Houston Guy Gaddis, ese mismo año Tamayo Arias fue sentenciado a la pena capital.

Tenía derecho a recibir asistencia consultar sin retraso alguno , conforme establece el artículo 36 de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares. Sin embargo, las autoridades estadounidenses no le notificaron esa garantía.

[email protected]