Seis de cada 10 mexicanos, en promedio, respaldan que el Ejército aplique la ley en todos los casos aunque sus elementos se tengan que enfrentar con civiles que cometan delitos, así como ampliar las facultades legales con que cuentan los militares para no ser sometidos.

Mientras que apenas dos de cada 10 ciudadanos, de acuerdo con un sondeo realizado por Consulta Mitofsky, opinan que se deben evitar los enfrentamientos entre el Ejército y civiles aunque éstos sigan desarmando soldados, y apenas uno de cada 10 mexicanos está en contra de fortalecer las facultades de los militares.

La encuesta realizada entre 1,000 mexicanos mayores de edad con dispositivo móvil inteligente y acceso a Internet reportó que 71.1% de los consultados considera que en un conflicto donde civiles enfrentan, agreden, humillan y hasta desarman a los soldados deben garantizarse los derechos de ambos.

La mayoría de los entrevistados (62.5%) se dijo de acuerdo con permitir mayores atribuciones al sector castrense en su actuación frente a civiles, y los menos (28%) opinaron que debe limitarse la actuación de los militares como sucede hasta la fecha.