De no aprobarse la ley de Cambio Climático en la Cámara de Diputados en marzo, se corre el riesgo de estancar las metas de cambio climático y reducción de emisiones gas efecto invernadero que el país comprometió a nivel internacional, advirtieron organizaciones de la sociedad civil.

En conferencia de prensa Sandra Guzmán, coordinadora de la Estrategia Baja en Carbono de World Wildlife Fund (WWF) expresó que en marzo, cuando será votada esta ley, "es la última oportunidad de que sea aprobada", pues ante un cambio de administración política se corre un alto riesgo que el nuevo gabinete no contemple como prioridad la política medioambiental.

Esta norma fue propuesta en 2010 y se esperaba que tuviera un mayor avance ese año debido a la coyuntura de la XVI Conferencia de las Partes (Cop16), celebrada en Cancún; espacio anual en la que 196 países discuten sobre las medidas a adoptar para combatir el Cambio Climático.

No obstante a este momento histórico, la norma no fue aprobada y "una vez arrancado un nuevo gobierno quizá pueda traer otras prioridades y otra agenda y ello va a poner en riesgo su aprobación y sus alcances", advirtió Sandra Guzmán.

Cabe destacar que México se comprometió a asumir responsabilidades y compromisos ante el régimen internacional de a cambio climático por lo que está obligado a cumplirlos, declaró director de campañas de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani. "Para ello se requiere que en el ámbito nacional exista el marco regulatorio adecuado que le permita alcanzar los compromisos asumidos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de 50 por ciento para 2050 .

A nivel internacional, México recibe muchos recursos a través de la cooperación internacional, sin acciones concretas que serían reguladas y promovidas por la Ley de Cambio Climático, estos financiamientos podrían perderse, dijo Gabriela Niño, coordinadora de Cambio Climático y Relaciones Internacionales del Centro de Transporte Sustentable.

Para tener una política de largo plazo en materia de Cambio Climático, esta norma es fundamental, agregó Guzmán, pues establece las bases para fortalecer un marco regulatorio y de política pública para transitar hacia un desarrollo bajo en carbono y mejorar la competitividad del país a nivel internacional afirmó.

Si el país no invierte de manera temprana en energías renovables, le costará más caro en el corto y mediano plazo, advirtió Sandra Guzmán, "si no invertimos, estaremos gastando hasta 6.22% 97,000 millones de pesos de nuestro presupuesto .

La inversión a nivel internacional en energía renovable es 540% mayor que en 2004, con una cifra mayor a 21,000 millones de dólares. Esto es una oportunidad sólida para México debido a sus recursos naturales sin embargo ello pero se requiere un marco legal para aprovecharlo, expresó Guzmán.

[email protected]