En países como México, existe una fuerte correlación entre los niveles de corrupción, la exclusión social y los recursos que se destinan a las instituciones que hacen cumplir la ley, de acuerdo con expertos de la organización Transparencia Internacional (TI).

La República Mexicana se ubica en el lugar 123 de los 176 países medidos en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2016, donde la posición 176 es la peor evaluada en corrupción.

Ello indica corrupción rampante , expone Finn Heinrich, de Transparencia Internacional a través del reporte Corrupción en Inequidad: Cómo el populismo engaña a las personas .

En paralelo, observa el especialista, el país obtiene una calificación de menos de 3.5 en Índice de Inclusión Social elaborado por la Fundación Bertelsmann, lo que indica que muchas personas son marginadas y excluidas.

¿Por qué un país tiene un nivel particular de corrupción? , cuestiona Paul Lalonde, miembro de Transparencia Internacional, Canadá para El Economista. Tiene que ver con el nivel de desarrollo del país y sus recursos puestos en las instituciones que hacen cumplir el imperio de la ley .

Asimismo, pormenoriza, se relaciona con las condiciones de trabajo de los servidores públicos; la capacidad del gobierno de pagar y supervisar adecuadamente a los servidores públicos para que tengan poco incentivo para ser corruptos.

Es un conjunto complicado de factores que impulsan el nivel de corrupción que se percibe en cualquier estado nación , sostiene Lalonde. Sin embargo, refiere, los temas comunes son el desarrollo, un Estado de derecho sólido; un poder judicial fuerte y eficaz, una fuerza policial robusta e independiente e instituciones fuertes en torno a la auditoría y la contabilidad.

Así que a menos que se obtenga todo ese ecosistema de supervisión gubernamental, se tendrá niveles muy altos de corrupción , abunda en entrevista telefónica desde la nación norteamericana.

Si bien, TI concluye que ningún país se acerca a una calificación perfecta del IPC 2016; el resto de los países que conforman América del Norte obtuvieron mucho mejores calificaciones. Estados Unidos se colocó en la posición 18 mientras que Canadá se posiciono en el lugar nueve de los 176 países.

En Canadá, refiere el analista de TI en ese país, sin descartar dificultades en la materia (en particular en contrataciones públicas a nivel local); somos muy profesionales, generalmente independientes, bien pagados, bien entrenados, bien calificados, muy alta calidad de servicio civil , refiere y acota que existen varios alcaldes que están en proceso de ser juzgados por corrupción o, incluso, están ya en la cárcel.

México no tiene el Producto Interno Bruto per cápita de sus colegas norteamericanos; no tiene el tipo de financiamiento disponible en Canadá y Los Estados Unidos para las fuerzas judiciales y policiales, así como para la administración pública , observa.

Si la República Mexicana desea abatir sus niveles de corrupción y mejorar en los rankings de percepción, debe construir un plan de acción a largo plazo contra esta mala práctica a través de un proceso y compromiso largo y lento para construir un ecosistema que apoye el cumplimiento e impulse un sistema que sea capaz de disuadir y detectar hechos de concusión antes de que sucedan, recomienda el experto de TI, Canadá.

ana.langner@eleconomista.mx