El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer las fichas de monitoreo y evaluación 2014-2015 de 193 programas sociales que maneja el gobierno federal y programas que modificó o creó el presidente Enrique Peña Nieto. Al respecto, expuso que tales programas tienen múltiples aspectos de mejora, pues algunos de ellos necesitan mayor control y auditorías, y otros datos geográficos actualizados y confiables.

Por ejemplo, el Programa de Pensión para Adultos Mayores, el cual Peña Nieto amplió para que los beneficiarios fueran personas de 65 años o más y no de 70 en adelante, como en la administración de Felipe Calderón, tiene varios retos según el Coneval.

El programa debe desarrollar mecanismos regulares de supervisión, control y auditoría externos a la operación del mismo para detectar anomalías en la operación o errores en la focalización de los apoyos asignados , precisa su ficha.

Mientras que el programa Seguro de Vida para Jefas de Familia, creado en esta administración, tiene para su financiamiento un fideicomiso para el pago de los apoyos económicos a los huérfanos de las jefas de familias en condición de vulnerabilidad.

Sin embargo, el programa carece de datos demográficos sobre patrones de mortalidad y cuenta con cálculos actuariales básicos, lo que constituye una información limitada sobre su sustentabilidad financiera en el mediano y largo plazo , agregó.

Prospera, por su parte, debe revisar la factibilidad de las metas o alcances que se proponen, considerando por un lado las acciones que están en el margen de acción del programa, las que requieren elementos de coordinación efectivos, y las que están sustentadas en supuestos sobre el contexto macroeconómico.

No obstante, afirma el Coneval, Prospera tiene la capacidad del abordaje para incidir en la formación de capital humano.

[email protected]