Monterrey NL. En su cierre de campaña en Nuevo León, el candidato a la Presidencia por la Coalición Juntos por México, José Antonio Meade Kuribreña, se mostró confiado de que el día de la elección ganará 5 de 5 votos ( que son senadores, diputados locales, diputados federales, presidente municipal y Presidencia de la República de la alianza) "Todos por México".

"Vamos a ganar la Presidencia de la República, con una campaña transparente que le habla de frente a los mexicanos", sostuvo.

Le dijo a unas 17,000 personas pertenecientes a las organizaciones como CNOP, CTM, CNC, Petroleros, Maestros y gente de todos los municipios de la entidad que cuenta con su voto.

Porque, "vamos a ganar con el voto de las mujeres a quienes daremos créditos a la palabra, seguridad social al trabajo doméstico".

En medio de su discurso, muchas personas abandonaron el recinto, no obstante José Antonio Meade se mostró optimista y sonriente.

Prometió que de ganar la Presidencia, luchará porque la entidad resuelva el problema del agua, cuente con un aeropuerto más amplio, y esté mejor comunicado con carreteras modernas para que sea más competitivo.

Cabe mencionar que el candidato fue acompañado por su esposa, Juana Cuevas Rodríguez, así como por el dirigente del PRI nacional, René Juárez Cisneros, por el secretario de Economía Ildefonso Guajardo Villarreal y los ex gobernadores de Nuevo León, Socrátes Rizo y Natividad González Parás.

También asistieron los empresarios Armando Garza Sada, presidente del Consejo de Administración de Grupo Alfa y Juan Antonio González Moreno, presidente del Consejo de Administración de Gruma.

Consolidar victoria

Poco antes, René Juárez Cisneros, presidente del PRI nacional dijo: "creemos en un proyecto y en un hombre. Sentimos la necesidad de construir juntos para consolidar la victoria este 1 de julio.

Aseguró que su campaña fue en constante avance, porque es un gran ser humano.

"Un hombre que genera certeza, porque respeta a la iniciativa privada", a todas las clases sociales y busca un México en paz.

Finalmente pidió a los incrédulos detenerse a pensar en sus hijos y nietos "a quien vamos a encargar el destino de la patria".