Desde la tribuna del Senado de la República, Mauricio Kuri, coordinador del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), denunció espionaje en sus oficinas; dijo que encontró un equipo de grabación oculto y, levantó su mano para mostrar el dispositivo y un puñado de cables.

En punto de las 14:55 horas, Mónica Fernández Balboa, presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara Alta, decretó un receso a petición de Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador del grupo parlamentario de Morena.

El morenista pidió a la presidenta de la Cámara que solicitara de inmediato una investigación a cargo de la Fiscalía General de la República (FGR).

“Trátese de quien se trata, y caiga quien caiga’’, dijo Monreal, se debe investigar a fondo el caso, respecto de “prácticas que en el pasado se hicieron, pero que en este momento no lo podemos permitir’’.

La investigación, dijo, no debe limitarse al caso de las oficinas de los senadores panistas, sino de todos los parlamentarios.

“Que no muevan nada, no solo en las oficinas del PAN; de todos los grupos’’.

Monreal cuestiona a Kuri

“¿Por qué se rompió la cadena de custodia?’’, reclamó Ricardo Monreal a Mauricio Kuri.

Ricardo Monreal, encaró a su homólogo del PAN, Mauricio Kuri, a quien fue a buscar hasta su oficina para pedirle le enseñara de qué lugar, en específico, fueron arrancados los cables que mostró en tribuna al momento de denunciar espionaje en contra de los senadores panistas.

“Vamos a ver de dónde los arrancaron’’, urgió el morenista, acompañado de sus correligionarios, al panista, quien, también en compañía de los suyos, se negó a permitir el paso a la Sala Gabriel Jiménez Remus, lugar donde se halló, oculto, según, el material de grabación.

Fuera de sí, gritando, apareció la senadora panista Kenia López: “Respeten las oficinas… respeten el Senado…"

“No permitiremos que nos acusen, como grupo parlamentario", hizo saber Monreal a Kuri.

Antes, en conferencia de prensa, el morenista dijo no querer pensar que todo lo denunciado por los panistas forma parte de un “montaje burdo".

Es “muy grave", dijo, que los propios senadores del PAN arrancaran los cables, sin presentar la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público para que fuera la autoridad quien iniciara las investigaciones, y más haber hecho el anuncio del presunto espionaje en la tribuna.

“¿Qué es lo que buscaban?... A menos que lo que quisieran generar fuera escándalo mediático".

Por unas horas en la sede senatorial se impidió la entrada y salida de personas, a la espera de que llegara el equipo de peritos de la Fiscalía General de la República para hacer las investigaciones del caso.

rramos@eleconomista.com.mx 

kg