México despierta , reclamaban miles de jóvenes estudiantes que se citaron alrededor de la Estela de Luz y se dirigieron sobre Leibnitz para adentrarse a las calles de Polanco y gritar su reclamo a lo que ellos llaman fraude electoral.

México sin PRI , corearon el 2 de julio, un día después de los comicios que le dieron la Presidencia al priísta Enrique Peña Nieto, unos 15,000 jóvenes encabezados por un contingente de Atenco.

El plan inicial, llegar al Monumento a la Revolución recorriendo una ruta que contempló las calles de una de las colonias más adineradas de la ciudad. Presidente Masaryk, Homero, Campos Elíseos, Arquímedes, fueron algunas de las avenidas en donde se escuchó un anhelo constante: que el presidente electo, Enrique Peña Nieto, no llegue a Los Pinos.

Que no quede Peña, que no y que no , entonaban al estilo del grupo Bronco, mientras vecinos de la colonia, oficinistas y automovilistas aplaudían al paso de los muchachos.

Eran alumnos del IPN, UNAM, ENAH, preparatorias y del movimiento #YoSoy132 a quienes ni la lluvia ni el frío los hizo desistir de su meta.

Cuando llegaron a la explanada del monumento América del Valle, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra tomó el micrófono para manifestar el rechazo y desconocimiento al gobierno de Peña Nieto.

Más tarde, en voz de Roberto, alumno de UACM, se escuchó el manifiesto del contingente #YoSoy132. Hoy se abre un nuevo frente de lucha en el análisis crítico y relativo de los procesos electorales .

Este movimiento indicó que su lucha va más allá de la coyuntura, pues se mantendrá con voz crítica y activa. Somos un movimiento social, político, apartidista, independiente y democrático , que rechaza la imposición de un candidato.

Con un generalizado fuera Peña, fuera Peña , los estudiantes y activistas partieron del Monumento a la Revolución hacia las oficinas del PRI.

ana.langner@eleconomista.mx