El Economista conversó con los asesores económicos de los tres principales candidatos a la Presidencia. Difieren en la forma de lograr sus objetivos, condicionan la reforma fiscal a un mejor ejercicio del gasto y hablan del Tratado de Libre Comercio.

Mario Delgado, Coalición Juntos Haremos Historia

Revisión de contratos, señal de certidumbre

A los mercados no debería inquietarles la revisión de los contratos de adjudicaciones sobre las rondas de la reforma energética, o del nuevo aeropuerto. Si se dan conforme a la Ley y son transparentes, no tendrán ningún problema y fortalecerán la legalidad del proceso, afirma Mario Delgado.

El asesor esgrime que el plan económico identificado por ellos mismos como Pejenomics es viable y claro en la forma como se fondearán las propuestas.

Vamos a hacer una pausa para ver cómo está gastando. “Hay muchos recursos que se pierden por el caos en el que se maneja el presupuesto. Han hecho un claro despilfarro. Revisaremos el gasto, aplicaremos medidas de austeridad, quitaremos excesos y privilegios, y aplicaremos medidas para transparentar el gasto”.

Con esto se generarán ahorros para reorientar la inversión en programas productivos y en infraestructura.

“Primero se recortarán privilegios, se generarán ahorros y se cambiarán prioridades del gasto público. Al mismo tiempo se aplicarán medidas anticorrupción”, confía.

Luis Madrazo, Coalición Todos Por México

Mejor recaudación y menos pobres

Proponer una meta de crecimiento, una tasa en específico para la administración de Pepe Meade, sería demagogia, asegura Luis Madrazo.

“La demagogia y poner metas artificiales no contribuye para hacer una buena política económica, fiscal, ni su planeación”, afirma.

Dice que el plan económico del exsecretario de Hacienda en el gobierno de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón “tiene metas en políticas públicas, que son insumo y pueden tener impacto en el mediano y largo plazo”.

“El corazón de la propuesta de José Antonio Meade es de inclusión, de respeto al Estado de Derecho y está resumido en el programa Avanzar Contigo, donde nos acercaremos a la gente para conocer sus verdaderas necesidades y con esta información más detallada se les pueden hacer llegar los recursos de manera más eficiente”.

Sobre la propuesta que hizo el candidato de que ningún niño nazca en la pobreza extrema en su administración, afirma que “una mucho mejor recaudación otorga (...) fortaleza suficiente para asegurarse que ningún mexicano nazca en pobreza extrema”.

Salomón Chertorivski, Coalición por México al Frente

Ingreso Básico Universal será gradual

La propuesta del Ingreso Básico Universal iniciará como programa piloto sobre la población primaria que queremos impactar y para eso claro que hay recursos, afirma Salomón Chertorivski.

“No debe preocupar a nadie. El inicio de una política o cambio de política en materia social tan hondo como plantea el ingreso básico universal necesita iniciar con un programa piloto que nos permita trazar escenarios y para eso sí hay recursos”, dice.

Añade que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe ha hecho cálculos y para cubrir una línea mínima de bienestar para los estados de Oaxaca, Chiapas y Guerrero, se requiere poco más de 1 punto del PIB, esto es “poco más de 200,000 millones de pesos. Y esos recursos, con un mejor manejo presupuestal, son factibles”, consigna.

En el centro del Proyecto económico está llegar al 2021 con una inversión pública de al menos 5% del PIB, esto es 2 puntos más de lo que tenemos hoy con lo que “se debería estimular la inversión privada de modo que lleguemos a 25% del PIB”.