Miguel Ángel Mancera, aspirante al Gobierno del DF, ha despertado simpatía y atracción entre el sector femenino, muy parecida a la de Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del PRI; sin embargo, para Hildeberto Martínez, consultor en Imagen Profesional, existen diferencias porque el estilo del exgobernador mexiquense es frívolo, inmutable y producido.

El Vicepresidente Educativo de la Asociación Internacional de Consultores de Imagen, Capítulo México, indicó que este acercamiento con las mujeres es parte de su estrategia de campaña, la cual surge como una necesidad al competir con tres mujeres (Isabel Miranda de Wallace por el PAN; Beatriz Paredes, del PRI, y Rosario Guerra, por Nueva Alianza).

Además, la población femenina será decisiva en la elección de julio. Mancera ha tenido un acercamiento con el sector femenino como parte de su estrategia de campaña. Esta vinculación surge como necesidad imperiosa ante la posibilidad de contender con mujeres. Pero sin duda le está beneficiando .

Aseguró que difícilmente al exprocurador capitalino se le podría calificar de frívolo, no es un político tradicional, basta ver que no le quedan los bailes y gracias del político en campaña .

Detalló que el aspirante proyecta confianza, serenidad, fragilidad y una naturalidad que podría ser interesante para un sector de la población. Mientras el estilo de Peña Nieto es frívolo, inmutable y producido; Mancera -insistió Martínez- ya cuenta con la aprobación de una gran parte del público femenino.

Finalmente, afirmó, la imagen juega un papel fundamental en el ambiente político, ya que el electorado se verá atraído por los candidatos cuya imagen es coherente, congruente con sus propuestas y estilo de vida.

Será interesante el resultado, pues tendremos respuestas en torno de la idiosincrasia del pueblo mexicano. El futuro de México está en manos del electorado femenino; ellas decidirán si México está listo para un cambio de fondo o si seguimos siendo víctimas del branding político .

veronica.macias@eleconomista.mx