La confrontación entre el INE y el presidente Andrés Manuel López Obrador abrió un nuevo capítulo.

El titular del órgano electoral, Lorenzo Córdova, asegura que nadie ha planteado suspender las conferencias del Ejecutivo, si no que la ley establece que debe suspenderse su transmisión íntegra durante el periodo de campañas electorales.

El presidente considera que el INE, con la restricción en la transmisión de sus conferencias, busca censurarlo por lo que advierte que se combatirá a través de las instancias judiciales correspondientes.

En junio habrá votaciones en prácticamente todo el país para renovar más de 2,000 cargos públicos, tanto a nivel federal como local, y entre los cuales destacan 15 gubernaturas y la Cámara de Diputados.

Ejecutivo federal sobre conferencias

Cambia de opinión y acusa intolerancia

Ante el planteamiento del INE de restringir la transmisión de las mañaneras por dos meses, debido a las campañas electorales, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que se trata de una actitud intolerante y que atenta contra las libertades.

El mandatario acusó que se busca desde el INE afectar su derecho a la libertad de expresión, por lo que acudirá a instancias judiciales, tras calificar la acción como censura.

“Aprovecho para convocar a los mexicanos a que opinen si está bien que el INE nos silencie, si está bien que en México no pueda hablar el presidente, que no pueda opinar”, dijo.

Asimismo, durante su conferencia mañanera de ayer, llamó al presidente del INE, Lorenzo Córdova, a no preocuparse del tema, al tiempo que lo acusó de haber avalado fraudes electorales.

No es la primera vez que el mandatario mexicano acusa un acto de censura en su contra por parte del INE. En septiembre del 2020, en el marco de su II Informe de labores, el mandatario federal criticó de manera abierta las decisiones del Instituto sobre prohibir un spot donde mencionaba al Papa Francisco, además de suspender la difusión de las mañaneras en los estados de Coahuila e Hidalgo por los comicios locales.

“Aprovecho para decir que vamos a presentar nuestra queja ante el Tribunal Electoral porque el INE nos quita un mensaje en televisión... Pero el colmo es que, me llama la atención, porque hablo de conservadores. No les gusta que yo llame a nuestros adversarios, con todo respeto, conservadores; entonces ¿cómo les voy a llamar?, porque no son liberales ¿verdad?, tampoco progresistas”, acusó en aquella ocasión.

Durante su conferencia matutina del 2 de septiembre del año pasado, el mandatario también dijo que analizaría el caso porque “están queriendo censurarnos ¿y la libertad? No nos podemos quedar callados y aquí está prohibido prohibir, libertad plena, así como nos cuestionan que nosotros tengamos también posibilidad de replicar. Entonces, ¿qué quieren?, ¿que no hablemos?, ¿que ya no haya estas conferencias?, ¿que no se garantice el derecho a la información?”.

Aunque meses antes, específicamente el 28 de mayo del 2019, López Obrador había dicho que estaba de acuerdo con que no se transmitieran las conferencias en las entidades que celebraran elecciones en el 2021, y añadió que no hacía falta que el INE les notificara.

“No hace falta que nos manden una notificación; estoy de acuerdo que no se transmitan las conferencias en donde hay elecciones. O sea, que ya en lo que corresponde a nosotros a partir de mañana ya no se transmiten”, dijo entonces.

El 4 de abril arranca el proselitismo

Ya se ha aplicado antes: Instituto

El presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, acotó que no se busca cancelar las conferencias presidenciales matutinas sino restringir su transmisión en medios lo cual, aseveró, debe suceder a partir del próximo 4 de abril, cuando inicien las campañas electorales.

“Los criterios vigentes que se han aplicado en los últimos dos años establecen que, durante las campañas electorales, se debe suspender la transmisión íntegra de esas conferencias.

“Al considerarse que, al realizarse en ellas una promoción de los logros de gobierno, constituyen propaganda gubernamental cuya difusión está prohibida durante las campañas por nuestra Constitución”, enfatizó el funcionario comicial.

El titular del órgano autónomo sostuvo, en un mensaje emitido a través de sus redes sociales, que los medios de comunicación “tienen el derecho y la obligación” de comunicar lo que se diga en las conferencias, pero no transmitirlas completas durante las campañas electorales.

“Así ocurrió en los estados que tuvieron procesos electorales en el 2019 y en 2020, en donde tanto el gobierno federal, como los medios de comunicación, acataron con responsabilidad las resoluciones de la autoridad electoral.

“Esos mismos criterios, que hoy están vigentes, deberán aplicarse en las elecciones de este año a partir del próximo 4 de abril cuando comenzarán en todo el país las campañas. Como siempre el INE vigilará que así suceda”, aseguró Córdova.

Medidas cautelares

De manera reciente, el INE buscó restringir los comentarios del presidente sobre los comicios mediante una medida cautelar, la cual fue revocada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

El 30 de noviembre pasado, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) presentó una denuncia ante el INE en contra del presidente por considerar que, en la conferencia de ese mismo día y, posteriormente, en una gira por Baja California, violó el principio de imparcialidad de una autoridad federal, ante el proceso electoral que se encuentra en marcha, y que está garantizado en la Constitución; además, señaló que el Ejecutivo hizo un supuesto uso indebido de recursos públicos.

El 2 de diciembre, el PAN denunció por las mismas razones al primer mandatario; específicamente por el hecho de que éste hizo público su rechazo a las alianzas electorales de los partidos de oposición.

La Comisión de Quejas del INE resolvió, el 4 de diciembre del 2020, que si bien López Obrador no había incurrido en alguna violación en cuanto al uso de recursos públicos, sí había violado el principio de imparcialidad.

Ante ello, ordenó al presidente abstenerse de emitir declaraciones de índole electoral. Para ello se basó en la jurisprudencia 14/2015 dictada por el TEPJF, en la que se expone que las medidas cautelares son aplicables en materia electoral.

“La tutela preventiva (medida cautelar) se concibe como una protección contra el peligro de que una conducta ilícita o probablemente ilícita continúe o se repita”, se precisó.

No obstante, en sesión privada el 14 de diciembre, la Sala Superior del Tribunal Electoral Federal invalidó la medida cautelar al considerar que no se pueden aplicar sobre actos futuros “inciertos”, mismo argumento que ha sostenido en otras sentencias como, por ejemplo, en el expediente del 2017, SUP-REP-66/2017, en donde revocó una medida similar dictada por el INE, en ese entonces, sobre una televisora.

Por insistencia del PRD se cambió la ley, recuerda Marván

Él luchó por callar a Vicente Fox en el 2006

Sumario (P) Ferfernam ius ex ea debit la id quid unt erro maximin tinctendit inumque sandebis renti consequi si soloria voluptatem voloris eostio ipsam corrum ut prehent planihicient as sequi quam dollat.

Expertos coincidieron en que las solicitudes por parte del Instituto Nacional Electoral (INE) al presidente Andrés Manuel López Obrador para abstenerse de realizar declaraciones que favorezcan a su partido en el marco del proceso electoral no se trata de un capricho, sino de cumplir con el modelo de comunicación política y evitar que dichas manifestaciones impacten en los comicios.

Entrevistada por El Economista, la exconsejera del Instituto Federal Electoral (IFE), María Marván, recordó que en el 2007 por insistencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el que militaba el ahora presidente López Obrador se cambió la ley para prohibir que los gobernantes en turno realizaran propaganda.

“El INE tiene que velar por el cumplimiento de una ley que no fue aprobada por el órgano electoral, sino por el Poder Legislativo y que está vigente. Independientemente de que al presidente no le agradan los órganos constitucionales autónomos, principalmente el INE y el INAI, el Instituto tiene que cumplir un mandato de ley, no se trata de ocurrencias”.

La actual presidenta del Consejo Rector de Transparencia Mexicana opinó que las declaraciones del Ejecutivo federal afectarán el proceso electoral al agregar un elemento de conflictividad innecesario, y lamentó que éste no acate las órdenes con base en la ley.

Por otra parte, la experta recordó que hasta el momento se realiza el periodo de precampañas, pero advirtió que el mandatario debe ser cuidadoso con sus declaraciones durante las conferencias matutinas y no relacionar el proceso de vacunación contra el Covid-19 y la entrega de los apoyos sociales en el marco de los comicios.

“El presidente debe suspender la propaganda, porque él fue el que luchó contra el expresidente Vicente Fox para que no abriera la boca y no lo logró. Hubo mucha tensión en el proceso electoral de 2006, generada por él. De tal manera que se aprobó una reforma en 2007 en la que se creó el modelo de comunicación política que nos ha traído demasiadas complicaciones y ningún beneficio”.

Por su parte, el director general de Strategia Electoral, Arturo Espinosa, indicó que en ciertos momentos de las conferencias matutinas, el primer mandatario centra su mensaje en resaltar los logros de su gobierno y contrastarlos con los sexenios anteriores.

“El presidente en muchas formas ha demostrado que busca participar en las elecciones y que no está dispuesto a quedarse al margen durante todo el proceso electoral 2020-2021. El INE lo que señala es que las conferencias mañaneras no pueden transmitirse permanentemente, y una de las prohibiciones que está establecida es que durante las campañas electorales la propaganda se tiene que suspender”.

Asimismo, opinó que el Ejecutivo tiene un agravio histórico con la autoridad electoral, ya que a lo largo de distintos procesos ha acusado de fraude directamente a las autoridades electorales y al  confrontar las decisiones del INE le resta autoridad al órgano constitucional autónomo.

“Los comicios necesitan una autoridad electoral sólida y con una amplia legitimidad. Por ciertos momentos, el presidente ha tenido una narrativa de fraude electoral, lo cual es grave. Tenemos un ejemplo de lo que está sucediendo en EU, de hasta dónde llegan las consecuencias si se tiene un discurso de un presunto fraude y señalar la culpabilidad de la autoridad electoral, que podría traer consecuencias complejas políticas, sociales e incluso económicas”.

politica@eleconomista.mx