La guerra contra el narcotráfico emprendida por el gobierno federal tiene entre sus "víctimas colaterales" a 4,000 madres que han perdido en lo que va del año a sus hijos como parte del fuego cruzado entre el crimen organizado y policías y militares.

"Este 10 de mayo más de 4,000 madres mexicanas no festejarán este día, ya que alguno de sus hijos ha sido víctima fatal del crimen organizado, por lo que el reto es fortalecer las políticas de seguridad pública".

La presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables y diputada federal del PRI, Yolanda de la Torre Valdez, aseguró que en lo que va del año, casi cuatro mil mujeres han perdido a sus hijos durante la guerra contra el narcotráfico y crimen organizado, la mayoría de ellos jóvenes o menores de edad.

De la Torre Valdez lamentó que cada año las consecuencias de la violencia desatada en el país cobren más vidas, "recordemos que cuando una madre pierde a un hijo no tiene nombre, esta situación nos ha robado la paz y la tranquilidad a este país".

En su opinión, este día en que son celebradas y homenajeadas las madres de México debe servir de reflexión para los actores políticos, ya que cada vez son más las mujeres que viven con la angustia cuando salen sus hijos a trabajar o estudiar porque no saben si regresarán a casa con vida.

"Todos tenemos que aportar, hoy hay muchas madres que no tienen nada que celebrar y tienen la esperanza de un México mejor para recuperar la paz que se tenía desde hace mucho tiempo", destacó.

/doch