En el trabajo para generar condiciones de seguridad en México, hay un reto en un contexto donde el presidente desprecia a la Policía Federal, la mancilla, todos los días salen a decir que es mala y, a la vez, le pide lealtad en su incorporación a la Guardia Nacional (GN), planteó el director general del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), Francisco Rivas.

En entrevista, dijo que ante la posición del presidente Andrés Manuel López Obrador, de que el hecho de que los policías federales se revelan es una muestra de que no se puede confiar en ellos, entonces habría que preguntarle hasta qué punto tiene que aguantar un servidor público los maltratos para entonces sí ser apto y ser considerarlo confiable.

Expuso que la puesta en marcha de la GN ha sido como si se quisiera cambiarle las llantas al carro cuando está en movimiento, y aparte sin las llantas.

El especialista refirió que a escala mundial no existe una experiencia positiva donde los militares incorporen a sus contingentes a las policías y sí de cuerpos de policías que absorban estructuras militares.

En su opinión, los policías tienen toda la razón en rebelarse, porque, si bien sus mandos les han dicho que van a permanecer sus condiciones laborales, lo real es que las prestaciones y los salarios sí se modificaron.

Además, señaló que no hay forma que un mando de la Policía Federal cumpla con los requisitos que están pidiendo para que pueda llegar a ser mando de la GN, lo cual va a derivar en que se privilegie lo militar sobre el civil.

De acuerdo con Rivas, el escenario de atención a la inseguridad en México hoy es mucho más adverso que el que se tenía hace seis meses y en julio del 2018.

Destacó que desde hace tiempo muchos especialistas advirtieron que conformar instituciones nuevas implica tiempo, esfuerzo y muchísimos recursos, porque se necesita construir protocolos, homologar sistemas, evitar redundancias, construir y capacitar, entre otras tareas.

Por ello, el experto consideró que iniciar el desplazamiento de los elementos de la GN sin que esta nueva institución de seguridad estuviera totalmente constituida tendrá repercusiones.

“Si nosotros quisiéramos plantear un proceso adecuado para la construcción de instituciones, partimos de definir con claridad conceptualmente a esa institución y su filosofía, y luego definir qué tipo de institución queremos, con qué características, cómo la vamos a desarrollar y capacitar, para que finalmente empecemos a elegir a los mejores perfiles para que se incluyan en este proyecto” explicó.

Recordó que, en este caso, primero se aprobó la ley, y luego, sin que se tuvieran listas las leyes reglamentarias y sin que hubiera cambiado absolutamente nada, se pusieron en las calles elementos de la Marina y del Ejército con funciones de la GN.

Indicó que cuando se llevó a cabo la ceremonia de arranque de la GN en el Campo Marte se afirmó que todos los guardias nacionales desplegados en el territorio nacional cumplen con los requisitos que la ley mandata, lo cual es falso, porque evidentemente los que ya estaban en las calles no pasaron por capacitación.

Francisco Rivas explicó que una buena parte de los militares y marinos con funciones de guardia nacional no cuentan con el Certificado Único Policial, que incluye el control de confianza, simplemente porque no tuvieron tiempo de asistir a la capacitación a fin de obtenerlo, porque ya estaban destacamentados.

“Tenemos la certeza de que los policías federales pasaron por un control de confianza, pero tenemos prácticamente la certeza que ninguno de los militares y marinos pasó por el control de confianza porque ellos no pasaban por ese trámite”, puntualizó.

[email protected]