Navolato.- El presidente Felipe Calderón sostuvo que el combate al crimen organizado no es una obsesión o fijación de su gobierno, y ni siquiera un tema de drogas, sino buscar la seguridad, al decir que no puede haber otro poder por encima del gobierno y del país.

Subrayó que en México la única ley que rige es la de los mexicanos y es obligación de los gobiernos hacer guardar la ley, porque no se puede permitir la intención de otro poder que por "sus pistolas quiera imponer la ley a nadie".

Durante la puesta en operación del Troncal del Libramiento Culiacán, acompañado por el gobernador de la entidad a quien agradeció el apoyo en esta lucha contra el crimen organizado, el mandatario dijo que se ha logrado reducir la violencia en la entidad.

Destacó que Sinaloa ha pasado tiempos difíciles, pero ha sido uno de los estados que más ha visto reducido también otros delitos que agobiaban a la sociedad.

Sé que falta mucho por hacer, sé que hay familias que sufren, sé que se presentan, por tristeza, incidentes violentos, pero es el camino correcto y Sinaloa tiene que ser y lo va a ser, si persevera, un estado seguro tal y como lo merecen todos los sinaloenses", aseguró.

En su oportunidad, el gobernador del estado, Mario López Valdez, reconoció la valentía del presidente Felipe Calderón para enfrentar al crimen organizado, así como la participación de las Fuerzas Armadas.

Mencionó que gracias a esa lucha, Sinaloa hoy se coloca en el segundo estado con más crecimiento y con menos violencia e inseguridad, pues los problemas de extorsiones y secuestros ha disminuido.

Al arribo a esta obra del Corredor México-Nogales, el primer mandatario decidió manejar una camioneta Suburban, en un trayecto de 10 kilómetros.

mac