El candidato de la coalición Movimiento Progresista a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, restó importancia a los sondeos de opinión que lo ubican en tercer lugar en las preferencias electorales.

"Son encuestas copeteadas", se mofó, en referencia al peinado de su contendiente del PRI.

Durante su ya habitual conferencia de prensa mañanera desde su casa de campaña en el Distrito Federal, el perredista tabasqueño insistió en su queja respecto de que algunos medios de comunicación, sobre todo la televisión, y en especial Televisa, no informan de sus propuestas porque su candidato es el priísta Enrique Peña Nieto.

"Los que mandan en este país quieren imponer a Peña Nieto. Los medios de comunicación que predominan en México tienen como candidato a Peña Nieto. Como ya no les funciona el PAN, ya no tiene levadura, ahora están inflando un merengue", expresó.

El candidato presidencial de las izquierdas, como se autodenomina López Obrador, afirmó que ahora está de moda echarle la culpa de todo al PAN, y de regodearse si le va mal a Josefina Vázquez Mota, porque los poderosos ya tienen al candidato que continuará con la actual política de privilegios.

"El candidato favorito de los que mandan en el país es Peña Nieto, pero yo toco madera, sería fatal para México", dijo golpeando con sus nudillos el atril que le sirve de tribuna para dirigirse a la prensa, con la imagen de Benito Juárez como fondo y una bandera mexicana.

FORTALECIMIENTO DE INDUSTRIA ENERGÉTICA NACIONAL

López Obrador ofreció que de ser el próximo mandatario mexicano instrumentaría una nueva política en materia energética, que incluya cambios en los sectores petrolero y eléctrico.

añadió que impulsará al sector energético como palanca para el desarrollo nacional, al considerar que una política de privatización resta posibilidades de que México crezca.

Al detallar su propuesta que forma parte del decálogo dado a conocer la semana pasada, el aspirante de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y del Movimiento Ciudadano aseguró que es viable la construcción de cinco refinerías ubicadas en Oaxaca, Tabasco, Hidalgo y Guanajuato.

Resaltó la importancia de priorizar la inversión y la exploración para mantener las reservas probadas, así como dejar de vender petróleo crudo a fin de que en el país se procese la materia prima, pues actualmente México compra 26,000 millones de dólares al año en combustibles.

Afirmó que sólo traer gasolina a México representa un costo de tres pesos por litro, pero si se produce en el país, se ahorrarían 80,000 millones de pesos al año en el puro flete , recursos que se podrían utilizar para construir una refinería.

Es necesario también frenar el deterioro de la industria petroquímica, así como hacer funcionar las hidroeléctricas a toda su capacidad, aseveró.

De acuerdo con López Obrador, su gobierno daría prioridad en las compras y la contratación de servicios energéticos a las empresas nacionales, pues en la actualidad sólo 20% de ésta se efectúa de compras compañías nacionales y el resto a extranjeras.

Además, se destinarían recursos suficientes para la investigación en el sector energético y habría un programa de transición energética para el cuidado de los recursos no renovables, además de un programa de para crear conciencia sobre el ahorro de la energía eléctrica y de los hidrocarburos.

El abanderado presidencial se comprometió también a combatir la corrupción en Petróleos Mexicanos (Pemex) y en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo cual derivará en mayores recursos para ambas industrias.

Con información de Notimex.

MIF