La nueva reforma político-electoral, que espera el aval de los Congresos estatales, incluye cambios que impactarían el funcionamiento del Poder Ejecutivo en los próximos sexenios.

La posibilidad de conformar un gobierno de coalición, así como el cambio de fecha para la toma de posesión del Presidente de la República y para la entrega de su paquete económico son algunos de los elementos de la nueva iniciativa.

El pasado 13 de diciembre, el Congreso de la Unión aprobó reformas a diversos artículos de la Constitución, en materia político-electoral.

Posteriormente, el proyecto fue turnado a los Congresos de las entidades, ya que se necesita el aval de la mayoría para su entrada en vigor.

Una nueva facultad que le confiere el proyecto al Ejecutivo federal es definir de manera conjunta un programa de gobierno y una agenda común con cualquiera de los partidos que tengan representación en el Congreso, es decir, se abre la posibilidad de que conforme un gobierno de coalición.

El gobierno de coalición se regulará por el convenio y el programa respectivos, los cuales deberán ser aprobados por mayoría de los miembros presentes de la Cámara de Senadores. El convenio establecerá las causas de la disolución , reza el dictamen aprobado.

Al arrancar el sexenio de Enrique Peña Nieto (PRI), su administración firmó con los tres partidos más grandes del país el llamado Pacto por México, lo cual incluyó una agenda de reformas a desahogar. Legisladores como el priísta Manlio Fabio Beltrones han sostenido que el Pacto fue, en los hechos, un tipo de gobierno de coalición, cuya posibilidad legal ahora se contempla a partir del año 2018.

Otra reforma constitucional plantea el cambio del 1 de diciembre al 1 de octubre como fecha para que el Presidente entre en funciones, lo cual ocurriría a partir del año 2024. Y es que el periodo de transición se ha considerado como muy prolongado: del mes de julio, cuando son las elecciones, a diciembre, cuando se cambia de administración, es decir, casi cinco meses después de que se acude a las urnas.

También se modificaría la fecha en que el Ejecutivo federal envía la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos, cuando inicie su encargo, al pasar del 15 de diciembre al 15 de noviembre.

A su vez, cuando el Ejecutivo federal arranque se sexenio, el Congreso celebraría su primer periodo de sesiones a partir del 1 de agosto -ya no en septiembre-, y se establece la obligación para el Presidente de presentar ante el Senado, en el segundo periodo de sesiones, la Estrategia Nacional de Seguridad, para su aprobación, y de informar cada año sobre sus avances.

[email protected]