Las encuestas tuvieron razón: Josefina Vázquez Mota ganó la interna.

Santiago Creel fue el primero en reconocer que los números no le favorecían. Aseguró que seguirá trabajando para el partido y que Josefina Vázquez Mota ganará la Presidencia.

A Ernesto Cordero no se le vio sino hasta después de las 8 de la noche.

Espina comentó que la tendencia era irreversible y el triunfo de Vázquez Mota, contundente .

Cerca de las 9:30, luego de una reunión entre los precandidatos y el presidente Calderón, arribaron al auditorio de la sede del PAN Vázquez Mota, Santiago Creel, Ernesto Cordero y el presidente del partido, Gustavo Madero. Creel y Cordero le alzaron las manos en señal de victoria y comenzó la gritería. Luego vendrían 22 minutos de discurso.

ESTABAN FELICES

Las primeras señales de la victoria se dieron antes de las 6 de la tarde. Josefina Vázquez Mota llegó a su casa de precampaña. La esperaban su coordinador de precampaña, Roberto Gil, su representante ante la autoridad electoral del PAN, Carlos Alberto Pérez Cuevas, y su vocero, Herminio Rebollo.

Los abrazó. La gente le hizo valla para que entrara en la oficina.

Vestida de azul, caminó a su oficina entre vítores: ¡sí-se pu-do! y Josefina, Presidenta .

En el descanso de la escalera agradeció a su equipo y un espontáneo soltó: Los chepinos, a Los Pinos .

La acompañaron también Rodolfo Tuirán, encargado del despacho de la SEP; Miguel Székely, exsubsecretario de Educación; Carlos Orvañanos, exdelegado en Cuajimalpa, y Juan Marcos Gutiérrez, coordinador del área política de su precampaña.

UNA MAÑANA DE VOTO AZUL

Vázquez Mota fue la primera de los precandidatos en acudir a las urnas.

Ernesto Cordero llegó al Parque México a las 11 de la mañana. Antes de votar, denunció que sus simpatizantes encontraron urnas con votos cuando todavía no abría oficialmente la votación en Teloloapan, Guerrero; aun así, se dijo confiado en el PAN.

Cuando votaba, simpatizantes del SME desplegaron una manta: Ni un voto al PAN, enemigo de los trabajadores, los estudiantes y la sociedad .

Cordero cruzó la papeleta, besó el papel y metió la boleta en la urna. De allí, a la Plaza México.

Santiago Creel llegó con su esposa, Paulina Velasco, a la casilla ubicada en el parque Uruguay, entre Hegel y Horacio, en Polanco.

Con voto en mano dijo: Estoy votando por Manuel Gómez Morín, Efraín González, por Carlos Castillo, por todos los hombres y mujeres de Acción Nacional que han respetado el voto libre, en contra de las tradiciones autoritarias del PRI, del acarreo, de la compra de votos .

En la misma casilla votaron el líder nacional panista, Gustavo Madero, y Juan Molinar. Cuando le preguntaron por quién había votado, respondió: Por un panista que será el próximo Presidente de México .

Madero, por su parte, atendió a los reporteros que preguntaron por qué había acarreo . Dijo que es válido proporcionar transporte a los panistas. Así explicó los microbuses en los que llegó gente del rumbo de Tacuba.

Así comenzaba la contienda.

(Con información de José Juan Reyes, Diego Badillo, Lidia Arista y Guadalupe Flores)