El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, dijo que la violencia en general que se vive en el país no ha sido un obstáculo hasta ahora para la celebración de elecciones. Sin embargo, dijo que es imperativo cuidar que no extienda su influencia en la vida político-electoral.

“La violencia no ha sido un obstáculo para que partidos, candidaturas y la ciudadanía puedan participar en las elecciones; pero hay que cuidar que la violencia, antítesis por definición de la democracia, no extienda su influencia anti civilizatoria en la vida electoral, en la vida democrática, en la convivencia cotidiana de nuestro país”, dijo.

En la inauguración del Seminario de presentación de investigaciones de centros académicos y universidades, del Fondo de Apoyo a la Observación Electoral 2021, Lorenzo Córdova destacó que en el caso de la violencia política de género es una preocupación. “Sin duda se trata de un problema que atraviesa toda la realidad social del país, al menos desde hace más de una década, y que las elecciones y los partidos, las candidaturas, las autoridades electorales, y la ciudadanía, toda, han tenido que enfrentar y sortear”, mencionó.

En tanto, Lorenzo Córdova afirmó que un pilar de la democracia es el diálogo que acepta la pluralidad de opiniones.

“La nación mexicana, como lo dije el viernes cuando tuve el privilegio de ser invitado a dialogar con la Cámara de Diputados, nos incorpora a todos en nuestra diversidad, pluralidad y riqueza de diferentes posturas políticas e ideológicas. Quien pretenda lo contrario, simple y sencillamente, hace un análisis desde perspectivas autoritarias y autocráticas”, refirió.

El consejero presidente subrayó que la observación es uno de los pilares de la organización y robustez del sistema electoral e incluso una condición para la legitimidad de las elecciones.

Afirmó que en el proceso electoral del pasado 6 de junio de 2021, el INE refrendó una práctica que siempre ha sido una tradición institucional: la rendición de cuentas.

“Es un ejercicio de rendición de cuentas del INE como institución que tiene la función constitucional de realizar las elecciones en México y que como tal recibe las observaciones hechas por las instituciones académicas a algunas de las actividades y etapas que el Instituto tiene a su cargo”, dijo.

Apuntó que “la organización y vigilancia ciudadana de las elecciones ha sido parte de su basamento institucional e incluso condición de su legitimidad como mecanismo de renovación del poder público, especialmente en los primeros años de funcionamiento de nuestro sistema electoral”, enfatizó el presidente del INE.

 

El papel de las redes sociales en el proceso electoral

Durante el evento, con el tema el papel de las redes sociales en el proceso electoral, el secretario técnico del Fondo de Apoyo a la Observación Electoral (FAOE), Salvador Romero, dijo que el INE adquiere gran visibilidad mediática y se valora su imparcialidad y autonomía. Hizo tres comendaciones: “fortalecer la educación ciudadana para propiciar un consumo informativo más crítico; trabajar más de cerca con las plataformas tecnológicas como es el caso en YouTube para alertar a la audiencia y permitirle poder verificar contenido y el diseño de estrategias de comunicación desde la perspectiva institucional.

“Es muy importante que las autoridades electorales, como lo ha hecho el Instituto Nacional Electoral, echen a andar campañas de verificación de información que den certeza para generar las condiciones y la información necesaria para que la gente pueda corroborar inmediatamente muchos de los dichos y de los mensajes que no están sustentados en datos ciertos, sino que buscan sembrar este miedo o incentivar este enojo o fastidio, de reclamo social”.

Guerra sucia en redes y en las calles

El Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS) de la UNAM presentó el proyecto “Documentación participativa de irregularidades y guerra sucia en las calles y redes durante las campañas y la jornada electoral 2021”, a cargo de Julián Atilano Morales y Adrián Escamilla.

Destacaron que uno de los principales hallazgos sobre la participación en el proceso electoral 2021, es que las personas adultas tuvieron una mayor participación e interacción, “hay una memoria histórica, son personas que han estado presentes en distintos momentos políticos y la mayoría de ellas tienen una práctica política constante”.

La investigación destaca que no hubo esfuerzos de las plataformas para reducir las guerras sucias, en las redes sociales no hay límites, las plataformas inciden en la discusión y las irregularidades más cometidas fueron las llamadas y mensajes intimidatorios.

Víctor Hugo Ábrego y Antony Flores presentaron el estudio realizado por Signa Lab, del ITESO, en los que analizaron plataformas como YouTube y Twitter, donde privaron los ataques al INE, a dos consejeros y al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. “La dinámica polarizante se sostuvo”, apuntaron.

Advirtieron de cómo en México se sigue normalizando la violencia, este tema “no es nuevo, pero no obedece únicamente a la coyuntura electoral, sino es mucho más amplio y no deja de ser preocupante, ya que se resaltó la relevancia que alcanzó a nivel internacional la cobertura sobre la violencia política en las elecciones”.

Finalmente, Simón Pachano, miembro del comité internacional de evaluación agradeció los análisis en profundidad y desde diversos ángulos “creo que los trabajos elaborados, nos dan un material muy valioso para comprender la realidad de nuestros países de América Latina”.

Externó su preocupación sobre lo que muestran prácticamente todos los estudios: el incremento de la violencia política y los ataques a la autoridad electoral; “y esto debería preocuparnos muy fuertemente a quienes no sólo hacemos estudios sobre el tema, sino a quienes nos preocupa el futuro de la democracia y nos interesan el fortalecimiento de las instituciones”, concluyó.

jorge.monroy@eleconomista.mx

rrg