El próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene todo para dar resultados en el combate a la corrupción pues no sólo cuenta ya con los cimientos del Sistema Nacional Anticorrupción, tiene el respaldo de los más de 30 millones de mexicanos que votaron por él,  mayoría en el Legislativo, e incluso un apartado en el nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá que contribuirá a la lucha anticorrupción, aseveró Alejandro Ríos.

El presidente de la Comisión Anticorrupción de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) indicó que para un verdadero cambio en la política contra la corrupción éste es el momento preciso porque ya se cuenta con el Sistema Nacional Anticorrupción, se han dado los primeros pasos en su implementación y habrá un cambio de partido en el Poder Ejecutivo federal.

“Los mexicanos tenemos un nuevo marco jurídico que dio origen al Sistema Nacional Anticorrupción, tendrán un nuevo presidente por el que votó la gente porque quiere un cambio. El presidente electo tiene el control del Congreso, tiene buena comunicación con muchos gobernadores, tendrá coordinadores estatales, tiene el apoyo de la gente. Tiene todo para combatir la corrupción, creo que nunca habíamos tenido esta fórmula perfecta”.

Dijo que si bien importa mucho que un presidente ponga el ejemplo y no sea corrupto, es necesario que se aplique la ley, como se hace en el mundo.

Para el combate a la corrupción se requiere un marco jurídico, de las estructuras, de las instituciones, de los nombramientos, de la voluntad, el combate  a la impunidad, la vigencia del Estado de Derecho, manifestó.

Mencionó que hay otra herramienta que puede contribuir a la lucha anticorrupción y se trata del nuevo acuerdo comercial México-Estados Unidos-Canadá. En éste se integró una cláusula para combatir la corrupción en la que se incluye la tipificación de delitos como enriquecimiento ilícito y malversación de fondos, también  se instruye a tener códigos de ética para las empresas privadas.

“En el comercio es algo que nos van a exigir y nos vamos a exigir nosotros mismos y qué bueno que está esa cláusula anticorrupción porque va enfocada al sector público pero también al sector privado. Lo que no queremos es que esa cláusula sólo se vea bonita en el nuevo Tratado de Libre Comercio, sino que se le dé seguimiento para su cumplimiento”.

Ya no más impunidad

Alejandro Ríos destacó que al sector empresarial y a los colectivos de organizaciones de la sociedad civil que han impulsado la creación de la fiscalía anticorrupción les preocupa qué pasará con los temas de corrupción ya detectados, si serán retomados por la nueva administración o se quedarán empantanados. “Hay varias lagunas que tenemos que analizar muy bien”.

Dijo que en el combate a la impunidad también habrá que fijar la lupa porque si bien es cierto, la bandera del presidente electo cuando hizo campaña a la Presidencia fue la lucha contra la corrupción, ¿qué pasará si se encuentra a alguno de los suyos cometiendo actos corruptos?

Asimismo, puntualizó que es tiempo de impulsar la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción y trabajar en fortalecerlo, mas no ir hacia atrás.

“Soy creyente del SNA, pero a todo proyecto nuevo se le tiene que dar tiempo, además se le tiene que respaldar. En el momento que dices: ya no funcionó el Sistema en dos años, hay que eliminarlo; o en el momento en que no le des tiempo a algo que está naciendo, es un error. No estoy de acuerdo con eso, se tiene que trabajar con este sistema y cuando se vean áreas de oportunidad hay que modificarlas”.

SNA deberá estar completo a la brevedad

Ríos consideró que entre los retos que enfrentará el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador en materia anticorrupción destacan: realizar el nombramiento de los 18 magistrados que integrarán las salas Superior y especializadas del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), elegir al primer fiscal anticorrupción, así como lograr la creación de la fiscalía general de la República, sin que sea sólo un cambio de siglas.

Hasta que no tengamos completos estos nombramientos, el Sistema Nacional Anticorrupción nunca va a funcionar, es muy importante enfocarnos a esas tres prioridades de aquí a enero.

Mencionó que si bien en cuanto al marco legal de la Fiscalía General de la República quizá no se logrará lo que los colectivos #FiscalíaQueSirva y #VamosPorMás perseguían, que era una transformación profunda, y que el fiscal fuera totalmente autónomo del Poder Ejecutivo, impulsarán que el cambio se dé ya, porque ni el país ni el sistema nacional en la materia  pueden esperar más para hacer frente a la corrupción.

Consideró necesario dotar de mayores facultades al Comité de Participación Ciudadana para que realmente sea el representante de la sociedad; así como poner la lupa en los sistemas anticorrupción estatales porque están enfrentando diversos problemas como cooptación de algunos de los integrantes de parte de autoridades y falta de recursos para su operación.

La siguiente tarea es la implementación

—¿Si en este sexenio se pudo lograr la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, qué debemos esperar de los próximos seis años?

—Creo que para la implementación una cosa es que diseñes el Sistema Nacional Anticorrupción como marco jurídico, pero eso no quiere decir que lo implementaste, ahora la siguiente tarea es implementarlo. Los próximos seis años se debe implementar, ejecutar el Sistema con legislación, con combate a la impunidad, con completar los nombramientos que realmente sean independientes y que hagan su trabajo.

Lo que nos gustaría que hiciera el sexenio de López Obrador es la implementación del SNA, gente en la cárcel, gente siendo investigada, autoridades fuertes, independientes, eso es lo que tenemos que exigir el próximo sexenio.

—¿Qué tanto contribuirá el US Mexico Canada Agreement (USMCA) al combate de la corrupción en México?

—Nosotros como Coparmex trabajamos en el equipo para lograr la cláusula anticorrupción del TLC, estamos a favor porque estamos aliados con Canadá y Estados Unidos, quienes son países donde no digo que no hay corrupción pero por lo menos tienen Estado de Derecho y legislación para el combate a la corrupción.

En el comercio es algo que nos van a exigir (Estados Unidos y Canadá) y nos vamos a exigir nosotros mismos y qué bueno que está esa cláusula anticorrupción, porque va enfocada al sector público pero también al sector privado. Lo que no queremos es que esa cláusula sólo se vea bonita en el Tratado de Libre Comercio, sino que se le dé seguimiento para su cumplimiento.