Actopan, Hidalgo. Andrés Manuel López Obrador afirmó que Enrique Peña Nieto representa la corrupción. El candidato del Movimiento Progresista centró su discurso en describir cuán dañino sería para el país el triunfo del priísta.

Entre vítores de quienes aguardaron su llegada a pesar de la lluvia, ofreció limpiar al gobierno de la corrupción. Sin medias tintas. No me va a temblar la mano. No queremos que la corrupción se convierta en cultura. Vamos a convertir la honestidad en forma de vida y de gobierno .

En un discurso de tres cuartos de hora, el tabasqueño dijo que su combate frontal a la corrupción permitirá a su eventual gobierno disponer de recursos para becas, apoyo a madres solteras, adultos mayores y a los jóvenes en edad de estudiar la educación media superior.

Me comprometo, y lo voy a cumplir, a sacar a 15 millones de mexicanos de la pobreza. Voy a bajar el precio de las gasolinas, el gas y la luz. Me voy a convertir en guardián del presupuesto y a encargar de que el dinero llegue a la gente. Ya lo tengo bien estudiado .

Ojalá que al costalito no se le haga un hoyito , soltó, mordaz, una mujer que escuchaba el discurso. A los asistentes les garantizó, como había hecho horas antes en San Juan del Río, Querétaro, que si gana, disminuirá a la mitad los sueldos de los funcionarios públicos, y no voy a usar helicópteros ni aviones; se va a acabar eso .

Por la mañana criticó el despilfarro en que, aseguró, incurrió Peña Nieto en su arranque de campaña en Guadalajara.

Dijo que el mexiquense gastó unos 20 millones de pesos. Mucho dinero. El primer día, festivales artísticos, al estilo Televisa. Puro show .