Luego de iniciar hoy sus cierres de campaña en ciudades del país, el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador negó tener apoyo del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, luego de que ayer el perredista Jesús Ortega difundió un audio de la conversación entre el coordinador regional de Morena, Ricardo Monreal, y el mandatario chiapaneco.

Entrevistado luego de un mitin de campaña en Durango, López Obrador reconoció su amistad con la familia del Gobernador del PVEM, pero “de ahí, a que existan acuerdos, de ahí que exista un pacto, pues no”.

Reiteró que conoció a Fernando Coello, abuelo del gobernador de Chiapas, cuando hizo campaña por la Jefatura de Gobierno del entonces Distrito Federal.

“Yo conocí a don Fernando, abuelo de Manuel, desde hace muchos años, y Manuel era un adolescente, e iba con su abuelo a verlo cuando yo fui Jefe de Gobierno, entonces los conozco, además conocí al abuelo de Manuel, al abuelo paterno, al don Manuel Velasco Suarez. Entonces, sí los conozco”, dijo.

El abanderado presidencial de Morena, PT y PES, consideró que el audio difundido por Jesús Ortega, que forma parte de la coalición Por México al Frente, es parte de la guerra sucia en su contra, a unos días de la jornada electoral del 1 de julio.

“Es lo mismo, es el nerviosismo que traen. Es la alianza, coalición, frente, no sé cómo le llaman a eso, esa mezcolanza, que no les funciona, y ahora están queriéndonos echar la culpa de todo.

“Ya no funciona nada, la verdad… la gente está muy contenta, está feliz, hay mucha alegría, entonces, los que andan de mal humor son nuestros adversarios, los de la prensa fifi, los intelectuales orgánicos del régimen, algunos andan corajudos, pero ya se le va a quitar”, refirió.

En otro tema, sobre su encuentro ayer con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Obrador afirmó que no le ofreció ningún cargo en caso de ganar los comicios.  “No, no es cierto. Nos reunimos con el ingeniero, platicamos, pero él no está buscando cargos”, destacó.

Fayad envió a protestantes, dice

Andrés Manuel López Obrador aseguró que el enfrentamiento la noche del miércoles en un mitin de Pachuca, se debió a que el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, envió a jóvenes a protestar contra Gerardo Sosa Castelán, ex priísta que se sumó a la campaña de Obrador.

“En el caso de ayer, es Fayad, el gobernador de Hidalgo, es como (Miguel Ángel)  Yunes. Él (Omar Fayad) envió a los jóvenes a provocar, pero hasta eso debo de reconocer que los jóvenes se portaron bien, fueron a protestar como son los jóvenes, fuertes, y ya cuando se dieron cuenta de que no se cayó en ninguna provocación. Yo mismo les dije: ¡a ver, a ver, saliendo, saliendo, circulando, poco a poquito, despacito! Y ellos mismo me hicieron caso porque no es gente mala, los jóvenes son muy limpios”, comentó.

López Obrador refirió estar muy seguro de su triunfo en los comicios del 1 de julio, y consideró que no será posible que le comentan fraude. Añadió que en caso de ganar, y de que haya “fraude” en elecciones de los estados, lo denunciará.

“SI hay fraude en las elecciones, en Puebla y Veracruz, y en cualquier otra parte, si hay fraude, porque eso se percibe, se ve, no se puede ocultar, entonces se va a proceder legalmente, aunque ganemos la Presidencia. No es que ya ganaste la Presidencia, ya confórmate, ya quédate callado. ¡No, no! Vamos a ganar la Presidencia, y si ganamos gubernaturas las vamos a defender y vamos a denunciar si hay fraude, la elección tiene que ser limpia y libre”, sentenció.

El político tabasqueño dijo que obtener el triunfo, pretende realizar una concentración la noche del 1 de julio en el Zócalo capitalino, y estimó que las autoridades capitalinas ésta vez no podrían negarse a que ocupe el espacio. “Creo que nos van a permitir ir a celebrar al Zócalo el 1 de julio”, dijo.

En otro tema, el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia negó que Morena haya hecho un gasto excesivo en la publicación del tabloide Regeneración, que difunde propaganda de ese partido.  Indicó que de cualquier forma, solicitó una investigación.

Finalmente, López Obrador se comprometió a que de ganar los comicios presidenciales, derogará los polémicos decretos presidenciales del pasado 5 de junio en materia de medio ambiente, pues consideró que pretenden privatizar el suministro de agua en el país.

“No, es un acuerdo. Es que no es una ley, ni siquiera voy a enviar una iniciativa para reforma de ley, es un acuerdo para anular el acuerdo que acabar de autorizar”, mencionó.  

[email protected]