El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, negó que el nombramiento de 32 coordinadores estatales en su próximo gobierno, que sustituirán a los actuales delegados federales, tenga el propósito de hacer contrapeso a los Gobernadores.  

Reiteró que a partir del 1 de diciembre, habrá 32 delegados, y un coordinador regional por cada estado. Además, informó que nombrará a un Coordinador General que dependerá de la Presidencia de la República, y estará encargado de la relación del Ejecutivo con los 32 coordinadores estatales.

En conferencia de prensa en las escalinatas de su oficina de transición en la colonia Roma, López Obrador dijo que no pretende que su gobierno tenga una confrontación con los mandatarios estatales. Lo anterior, luego de que el gobernador electo de Jalisco, Enrique Alfaro, desconoció a Carlos Lomelí, nombrado por Obrador como coordinador federal en aquel estado.

“Mi relación con el Gobierno de la República será directa con el Presidente (López Obrador) y con sus Secretarios de Estado, no habrá en Jalisco autoridades intermediarias simplemente porque eso vulnera principios constitucionales básicos y lastima el espíritu del pacto federal”, dijo Alfaro.

Al respecto, Obrador afirmó que no comete ninguna ilegalidad con desaparecer a los 20 o 30 delegados federales que actualmente existen por entidad, pues dijo que es una facultad del Ejecutivo federal la conformación de su gobierno.

“El titular del Ejecutivo tiene la facultad de tener delegados. Ya no va a ser en plural, va a ser un delegado como parte del plan de austeridad, porque actualmente hay como 20 o 30. Yo no sé por qué les preocupa tanto, si sólo se van a entender (los Gobernadores) con un solo delegado.

“No requerimos de modificar ninguna ley. No es algo que voy a crear, solo es reducir el número de delegados a uno estatal y uno por región; que va a depender del estatal, y el estatal de la Presidencia de la República”, expuso.

En ese marco, el político tabasqueño prometió respetar la autonomía, autoridad y gestión de los mandatarios estatales. “Un Gobernador es electo. Vamos a ser respetuosos de los gobiernos de los estados”, garantizó.

La descentralización no será fácil

Andrés Manuel López Obrador reconoció que el traslado de las Secretarías de Estado a diversas entidades del país, será una acción difícil, pero que tendrá que ser una realidad al final de su gobierno.

“Es un compromiso que tenemos. Dicen por ahí que va a estar muy difícil, pues sí, no está fácil, pero lo vamos a lograr. Necesitamos que el desarrollo del país se dé parejo. No sólo debe haber crecimiento en algunas ciudades, en algunas regiones”, aseveró.

[email protected]