El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador dijo no entender las críticas que ha despertado entre sus adversarios políticos, el que haya usado un taxi aéreo (avioneta) para trasladarse de Baja California a Sonora.

Entrevistado en Guaymas, Sonora, el abanderado presidencial de Morena, PT y Encuentro Social afirmó que a diferencia de los otros candidatos presidenciales, él sí está haciendo campaña y recorriendo los 300 distritos electorales.

Afirmó que el viaje de Mexicali, Baja California, a Hermosillo, Sonora, era necesario porque eran más de 1,000 kilómetros de recorrido, y tenía que llegar a ese compromiso con sus simpatizantes. Incluso, se dijo dispuesto a revelar cuánto costo el viaje, y que los medios tengan acceso para ver que no viajó con lujos, como sí los tiene -afirmó- el avión presidencial.

Argumentó que no se trató de un viaje “exclusivo” como aseguraron diversos políticos, sino “un servicio público”.

López Obrador afirmó que previo al debate entre candidatos presidenciales el próximo domingo, sus adversarios están nerviosos por su ventaja en la intención del voto, y por ello usan cualquier cosa para tratar de desprestigiarlo.

“Están muy nerviosos, cuando no es lo del aeropuerto, es un cheque de “El Chapo” (en referencia a lo publicado por Pejeleaks), Ahora la avioneta. ¿Qué les estará pasando? ¿Que tendrán nuestros adversarios?”, se preguntó.

“Yo no voy a perder la cabeza; me están golpeando, pero entre más me golpean, más digno me siento, porque lo están haciendo, porque quieren mantener el régimen de corrupción. La verdad es que no quieren dejar de robar.

“Yo le diría a mis adversarios que se serenen porque están ya al borde un ataque de nervios. Ayer fue (el empresario Carlos) Slim, en una de esas van a convencer a (Donald) Trump, y luego van a traer al jefe de los marcianos, pero no les funcionan nada, estamos creciendo. En las últimas dos semanas, hemos crecido tres puntos, estamos más de 20 puntos arriba”, aseveró.

López Obrador argumentó que “todo esto es normal, porque estamos en campaña y se les va a acabar la robadera, porque primero que no llego, y ahora para llegar que contratamos una avioneta, no les gusta nada”, comentó.

“Que vayan a Hermosillo, y que les permitan entrara a la avioneta a la que me subí ayer, y (que también) hagan tomas y les permitan entrar al avión de Peña, y hagan tomas, y vean cómo esta las alcobas”, dijo.

“Es un taxi, pero es de servicio público, además me he trasladado a la sierra de Nayarit, en Nayar, en avioneta, nada más que como ahora estamos a 70 días de las elecciones, ahora todo es noticia”, aseveró.

Cuestionado acerca de si volvería a utilizar ese servicio de taxi aéreo, López Obrador respondió: “sí, donde se necesite, si voy a hacer un traslado a la sierra tengo problemas. Ayer eran más de 1,000 kilómetros”.

El candidato a la Presidencia de la coalición Juntos Haremos Historia, dijo que este tipo de viajes son necesarios cuando se está haciendo una campaña política, a diferencia de sus adversarios Ricardo Anaya y José Antonio Meade que, dijo, se la pasan en eventos en la Ciudad de México.

“No hacen campaña, están blanquitos. No se asolean. Están puchos, como se dice en Tabasco”, afirmó.

Cuestionado por qué no asistió al evento Pacto por la Primera Infancia, al que sí asistieron los otros candidatos, López Obrador dijo que ya tenía programada su gira proselitista, y se disculpó ante los organizadores, a quienes les ofreció firmar el acuerdo.

“Que estoy con ellos y los felicito sinceramente por lo que hacen, yo fimo todo lo que sea beneficiar a la infancia. Si se avisó (que no asistiría) y les propusimos que me representara Estaban Moctezuma Barragán, pero dijeron que no”, expuso.

jmonroy@eleconomista.com.mx