El candidato presidencial de Morena, PT y Encuentro Social, Andrés Manuel López Obrador, descartó que el presidente Enrique Peña Nieto haya intervenido en el proceso electoral, cuando afirmó que sólo ve un candidato que cumple con las características de ser honrado, experimentado, honorable, confiable, y capaz de garantizar estabilidad y el orden.

Entrevistado en Guanajuato, López Obrador aseveró que está observando un comportamiento correcto de parte de Gobernadores y del propio presidente Enrique Peña Nieto, aunque reiteró su petición de que no se usen recursos públicos para beneficiar a candidato alguno.

“Se están portando muy bien, y yo espero que sigan actuando de esa manera que el gobierno no participe en los procesos electorales, que no haya injerencia de los gobiernos en las elecciones. Este es un exhorto a todas las autoridades de todos los partidos que no interfieran, que no utilicen el recurso público, que es dinero de todos, para beneficio de candidatos o de partidos; que se pronuncien como lo ha hecho el presidente Peña por no intervenir en las elecciones”, aseveró.

Cuestionado acerca de lo dicho el martes por el presidente Enrique Peña, quien dijo que sólo veía en un candidato características de honradez, López Obrador dijo que en una de esas, el Primer Mandatario se refería a él.

“No aclaró, no se sabe a quién se refiere, porque si habla de corrupción, están implicados otros candidatos, entonces quién sabe a quién se refiere. En una de esas está él pensando qué es lo que más le conviene al pueblo de México, pero no creo que se haya referido a los candidatos del PRIAN, porque esos están metidos en corrupción”, aseveró.

Al abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia, se le cuestionó sobre si no fue una intervención del Presidente, a lo que volvió a utilizar su frase: “lo que diga mi dedito”, mientras negaba con el dedo índice.

Y es que López Obrador evitó este miércoles pronunciarse sobre otros hechos, como la denuncia de provocación que hizo el candidato Ricardo Anaya cuando llegó al aeropuerto, o al dicho de la aspirante independiente, Margarita Zavala, quien lo llamó ropavejero.

“Los asesores, publicistas, mercadologías, de fama internacional, los rusos de Catemaco y de Tuxtla Chico, de Romita, me recomiendan que yo no me pelee. Me dice: licenciado, aunque tenga el corazón caliente, la cabeza fría. No hay que pelearse, y cuando le esté insultando, no conteste”.

Uno de los temas que López Obrador abordó muy ligeramente, fue el cierre de la investigación de la PGR contra el ex gobernador de Chihuahua, el priísta César Duarte, a quien no se le encontró culpabilidad en delitos como lavado de dinero.

López Obrador dijo que el caso del ex mandatario estatal se trató de un chivo expiatorio, pero la gente –dijo- ya no se deja engañar.

Finalmente, el político invitó a los reporteros el próximo viernes a las 13:00 horas, a la presentación de documentación ante el INE para su registro como candidato presidencial de Morena, PT y PES. Dijo que no se tratará de un evento masivo, sino únicamente de cumplimiento de la ley.

“Me voy a inscribir como candidato, parece una obviedad, pero es un acto importante, de legalidad y también de toma de protesta, de hacer el compromiso, reafirmar nuestros compromisos de actuar con honradez y de gobernar para todos los mexicanos, y buscar el cambio por el bien de la concordia”, aseveró.

jmonroy@eleconomista.com.mx