El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó como imprudente y poco mesurada la declaración del general Carlos Gaytán Ochoa, quien la víspera dijo que los soldados se encuentran preocupados por las políticas implementadas por el titular del Ejecutivo federal.

En Palacio Nacional, López Obrador insistió en que cuenta con el respaldo de una mayoría “libre y consciente” que no permitirá otro golpe de Estado en México.

El presidente López Obrador reconoció que su mensaje del pasado sábado en redes sociales, en el que habló acerca de la posibilidad de un golpe de Estado, fue a raíz de las declaraciones del general Carlos Gaytán Ochoa.

“Surge esto también porque la declaración del general es imprudente. Tiene todo su derecho a expresarse, a manifestarse, pero si leen ustedes el texto hay una actitud poco mesurada. Recuerdo algo que dice: ‘Hay una ideología dominante, que no mayoritaria’, un lenguaje bastante conservador”, dijo el Ejecutivo.

El pasado 22 de octubre, durante un desayuno en la Secretaría de la Defensa Nacional, el general Carlos Gaytán aseguró que “actualmente vivimos en una sociedad polarizada políticamente porque la ideología dominante, que no mayoritaria, se sustenta en corrientes pretendidamente de izquierda, que acumularon durante años un gran resentimiento”.

El general consideró que es “una verdad inocultable que los frágiles mecanismos de contrapeso existentes han permitido un fortalecimiento del Ejecutivo que viene propiciando decisiones estratégicas que no han convencido a todos”.

El presidente López Obrador dijo que su mensaje del sábado también se debió al comentario del presidente del PAN, Marko Cortés, quien criticó que el gobierno federal haya liberado a Ovidio Guzmán López, y planteó que en su lugar él se hubiera atrincherado en Culiacán, hasta lograr la detención del presunto narcotraficante.

“Es que lo de Culiacán sacó a flote muchas cosas. Por eso algunos se enojaron cuando dije que se había mostrado el cobre, pero permitió poner en la superficie muchas cosas. Imagínense, diciendo que había que atrincherarse en Culiacán y que a sangre y fuego había que hacer valer la ley, y que nos faltaron pantalones, y eso entendido o interpretado como una ofensa al Ejército”, consideró López Obrador.

Ataque de bots

El gobierno federal acusó, durante la conferencia presidencial matutina al extitular de Educación, Aurelio Nuño; al coordinador del PAN en San Lázaro, Juan Carlos Romero Hicks, y a Luis Felipe Calderón Zavala, hijo del expresidente Felipe Calderón, como promotores de la crítica masiva con bots en redes sociales hacia el Ejecutivo.

Romero Hicks calificó las acusaciones como “cortinas de humo”, y le pidió a López Obrador una reunión para dialogar sobre la situación del país.

El origen del conflicto

  • El 17 de octubre, elementos del Ejército mexicano y la Guardia Nacional realizaron un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como el Chapo.
  • El 22 de octubre, el general Carlos Gaytán Ochoa, en un discurso inaugural, en un desayuno con el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, aseguró que el Ejecutivo ha propiciado “decisiones estratégicas que no han convencido a todos, para decirlo con suavidad”.
  • El 31 de octubre, el gobierno federal señaló al teniente coronel de caballería diplomado de Estado Mayor, Juan José Verde Montes, como responsable del operativo fallido de Culiacán, Sinaloa, que concluyó con la liberación de Ovidio Guzmán López.
  • El 2 de noviembre, a través de Twitter, el presidente López Obrador afirmó que cuenta con el respaldo de la mayoría de los ciudadanos, lo que imposibilitaría un golpe de Estado hacia su gobierno.
  • El 4 de noviembre, el mandatario López Obrador calificó como imprudente y poco mesurada la declaración del general Gaytán. Aseguró que cuenta con el respaldo de una mayoría “libre y consciente” que no permitirá otro golpe de Estado en México.